¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EEUU CINE (Entrevista)

Filme cubano-irlandés "Viva" llega con un mensaje claro: "Sé tú mismo"

"Viva", la candidata irlandesa para la pasada edición de los Óscar, llega hoy a la cartelera con un mensaje muy claro que comparten los actores cubanos Héctor Medina y Luis Alberto García en una entrevista con Efe: "Sé tú mismo".

Los Ángeles, 29 abr (EFE).- "Viva", la candidata irlandesa para la pasada edición de los Óscar, llega hoy a la cartelera con un mensaje muy claro que comparten los actores cubanos Héctor Medina y Luis Alberto García en una entrevista con Efe: "Sé tú mismo".

"En este mundo raro, desprovisto de cosas que antes sí existían y que ahora, de buenas a primeras, se han evaporado de un zarpazo, frases como 'sé tú mismo' o 'encuentra tu propia voz' son fundamentales", afirmó García.

"La felicidad pasa por ahí", recalcó. "Pasa por saber reconocer quién eres y por defenderlo a capa y espada, aún en contra de la enorme mayoría si fuera necesario", abundó.

"Viva", dirigida por el irlandés Paddy Breathnach y escrita por su compatriota Mark O'Halloran, cuenta la historia de un joven homosexual (Héctor Medina) que se prostituye en las calles de La Habana para poder sobrevivir.

El joven descubre que los únicos momentos en los que se siente liberado de los problemas de su vida es cuando se sube a un escenario y se transforma por completo en Viva, su personaje artístico, que desnuda su alma mientras entona canciones sobre amores imposibles, el dolor y la pérdida.

"Hay países, incluido el nuestro, donde hay muchos prejuicios todavía contra el diferente", valoró García, que encarna a Mama, el tutor musical del joven.

"Ni siquiera es únicamente contra el de opción sexual diferente, sino también contra el que piensa diferente o luce un color de piel diferente. Hay que decir basta ya. El mundo es ancho y plural. La pluralidad es fundamental y hay que aceptar al diferente", declaró.

La cinta se quedó a un paso de entrar entre las cinco nominadas al Óscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa, un proceso que los actores vivieron con "mucha emoción y nervios", ya que se trataba de la primera obra cubana que aspiraba a estar en la gran gala del cine desde "Fresa y chocolate" (1994).

"Casi tocamos la ceremonia con la yema de los dedos. No pudo ser, pero valió la pena. Quedamos en el sexto lugar, según nos dijeron, así que por un escaño nos quedamos fuera. Pero hay que decir que las cinco finalistas son brillantes películas", afirmó García.

Héctor Medina es el joven actor cubano que lleva el peso de la película sobre sus hombros.

"Fue un trabajo muy intenso", reconoció el intérprete.

"Aprendí a caminar en tacones y practicaba incluso mientras hacía las labores normales en la casa de alquiler donde me quedaba. Todas las escenas son fuertes y con carga emocional. Fue bastante fuerte", manifestó.

Especialmente llamativas son las escenas donde los sueños del joven chocan de lleno con la visión conservadora de su padre, un exboxeador alcohólico interpretado por Jorge Perugorría.

Medina espera que el mensaje de la película cale entre los jóvenes, sea fuente de inspiración y les ayude a salir adelante si están experimentado situaciones similares.

"A mí, últimamente, me llegan muchos mensajes de gente que ve la película y están emocionados. Me cuentan historias propias o de gente que conocen, así que creo que la historia les puede ayudar", sostuvo el actor.

Para él, "Viva" es una película que "hurga dentro de las personas y despierta algo en su interior".

"Conmueve y hace pensar", indicó.

En cualquier caso, a García no le extraña que una mirada extranjera como la de Breathnach logre plasmar la idiosincrasia cubana de una manera tan vibrante.

"De vez en cuando llega un talento de fuera con una mirada desprovista de toda clase de prejuicios, y es capaz de mostrar la realidad cubana como no pueden hacerlo muchos directores cubanos", explicó el actor.

"Eso -añadió-, para mí es misterioso".

García, un actor experimentado y curtido en mil batallas, supo ver la calidad de la historia según el guión cayó en sus manos, y se atrevió con un tipo de personaje que jamás había interpretado.

"Por eso fue un reto. Sentí que tenía que hacerlo. Si Héctor, un tipo tan joven, puede hacer cosas tan buenas como lo que hace aquí, yo no me puedo quedar sentado de brazos cruzados. Tengo que arriesgarme cada día como si tuviera 16 años", indicó.

Los dos actores se muestran contentos por la normalización de relaciones entre EE.UU. y Cuba y celebran el proceso de apertura que se está viviendo en su país.

"Yo espero que mis dos niñas pequeñas puedan vivir en un país donde sean felices y plenas sin soñar con irse a otro lugar. Cuba debe abrirse, está en ello y es algo positivo. Ahora mismo estamos de moda", apuntó García entre risas.

Medina, por su parte, espera que los cubanos dejen de "soñar" y se pongan manos a la obra para "cambiar sus vidas" y "buscar sus caminos" sin necesidad de injerencias de "circunstancias externas o gobiernos".

Cargando