¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

OLIMPISMO RÍO 2016

Derrumbe de ciclovía se suma a lista desastres en citas deportivas en Brasil

El derrumbe de un tramo de una ciclovía construida como legado de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que provocó dos muertos el jueves, ha desatado un aluvión de críticas y ha rescatado del olvido accidentes similares en las instalaciones de otras citas deportivas internacionales en Brasil.

El fuerte oleaje, según la versión oficial, provocó el desplome de un tramo de viaducto de cerca de 50 metros construido junto al mar, que había sido inaugurado el pasado enero con un coste de unos 45 millones de reales (unos 12 millones de dólares).

La ciclovía formaba parte de un proyecto para conectar toda la costa de Río y dar servicio a unos 70.000 ciclistas al día, según los cálculos de la Alcaldía.

La Alcaldía pretendía que el proyecto quedase completamente finalizado antes de los Olímpicos, entre el 5 y el 21 de agosto.

Esta tragedia ha hecho recordar que en noviembre de 2013 al menos dos personas murieron al derrumbarse una grúa durante los trabajos de construcción del estadio de Sao Paulo que acogió la ceremonia inaugural del Mundial de fútbol Brasil 2014.

Al menos ocho personas murieron en diferentes accidentes en los estadios que Brasil construyó para el Mundial de hace dos años.

En mayo de 2014, un mes antes del comienzo del evento, uno de los obreros que trabajan en la construcción del estadio Arena Pantanal de Cuiabá, una de las doce sedes del Mundial, murió electrocutado.

Tres personas murieron durante la construcción de la Arena Amazonas, el estadio mundialista de la ciudad de Manaos, tres en las obras del de Sao Paulo, una en Cuiabá y otra en Brasilia.

En junio de 2014, en pleno Mundial, el derrumbe de un viaducto en Belo Horizonte, que era construido a pocos kilómetros del estadio Mineirao, dejó 2 muertos y casi 20 heridos.

El descubrimiento a tiempo de una falla técnica en el estadio olímpico Joao Havelange de Río de Janeiro, construido para los Panamericanos de 2007 y que albergará las competiciones de atletismo en los Olímpicos, impidió otra tragedia.

El estadio, reabierto este año, tuvo que ser cerrado casi dos años mientras la alcaldía corregía un problema de ingeniera que amenazaba con provocar el desplome del techo de la instalación.

El riesgo era tal que se demostró que un viento de unos 60 kilómetros por hora podría haber tirado abajo la cobertura.

El terreno en el que fue construida la Villa de los Panamericanos, donde durmieron los deportistas que participaron en los Juegos Panamericanos de Río 2007, se hundió meses después de su construcción por tratarse de un área pantanosa, y la demanda por sus apartamentos se vino abajo.

Por el mismo motivo, hace unos meses la organización de los Juegos Olímpicos tuvo que cancelar la construcción de una villa en el centro de la ciudad destinada a albergar a árbitros y a medios de comunicación y contemplada en el proyecto inicial de Río 2016.

Eso sí, la decisión de cancelar se produjo después de que se había adelantado ya una parte de la inversión.

Cargando