¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

FÚTBOL REAL MADRID VILLARREAL (Contracrónica)

El regreso de Kroos

Desaparecido en diferentes tramos de la temporada, Toni Kroos ha recuperado de la mano de Zinedine Zidane su mejor versión, aquella en la que deslumbró en fases de su campaña de estreno como madridista y que este miércoles, ante el Villarreal, volvió a mostrar después de mucho tiempo.

Madrid, 20 abr (EFE).- Desaparecido en diferentes tramos de la temporada, Toni Kroos ha recuperado de la mano de Zinedine Zidane su mejor versión, aquella en la que deslumbró en fases de su campaña de estreno como madridista y que este miércoles, ante el Villarreal, volvió a mostrar después de mucho tiempo.

El centrocampista alemán necesitaba una actuación de buen nivel para volver a su ser. En los últimos tiempos se había mostrado, salvo días excepcionales, como un jugador poco relevante. Ni para bien, ni para mal. Ceñido a un corsé de tareas defensivas con apenas presencia en el último tramo del campo, Kroos ha tardado en despertar.

Con Rafael Benítez, su incomodidad sobre el césped fue evidente. Kroos casi nunca se reflejó en el espejo de la selección alemana, en la que aplicaba un rodillo de creación y goles con una llegada que todavía no se ha visto en el Real Madrid.

En otros tiempos, con el Bayern Múnich, llegó a marcar nueve tantos dos veces en temporadas diferentes. Concretamente, en la 2009/10 y en la 2012/13. En el Real Madrid, esas cifras no existen de momento. El año pasado consiguió un par de dianas en 55 partidos oficiales y en esta suma una, la que logró ante el Athletic en Liga.

Zidane no sólo ha confiado mucho en Casemiro. Aunque Benítez también lo hizo en muchas jornadas al inicio de curso, el técnico francés lo ha hecho para liberar un poco más a Kroos. Ahora, el alemán tiene más capacidad para asomarse hasta el balcón de las áreas rivales. Antes, tenía que ser más tímido a la hora de dejar de mirar de reojo sus tareas defensivas.

Hoy, ante el Villarreal, confirmó de manera contundente su mejoría. La afición del Real Madrid se dio cuenta y fue ovacionado cuando fue sustituido por Isco Alarcón en la segunda parte. Kroos dio su pequeña exhibición silenciosa a lo largo de los 73 minutos que estuvo sobre el césped del estadio Santiago Bernabéu.

El medio germano ofreció unos cambios de juego perfectos; dio balones largos medidos al pie de sus compañeros; apoyó en defensa de manera incansable; combinó cerca del área con los jugadores de ataque casi de manera constante; y estuvo en todos los sitios, omnipresente. Por fin, se pareció al jugador de Alemania y al del Bayern de Múnich.

Aunque no se llevó todo el protagonismo porque otros jugadores del Real Madrid están en pleno ascenso, la recuperación definitiva de Kroos puede ser decisiva para el tramo decisivo del curso con las semifinales de Liga de Campeones ante el City en el horizonte y con las últimas cuatro jornadas de Liga al acecho.

Tal vez las portadas las acaparen Lucas Vázquez, que marcó y siempre cumple; o Luka Modric, que, una vez más, volvió a jugar un partidazo adornado por un gol; o Karim Benzema, que vive en estado de gracia desde que supo que no jugará con Francia la Eurocopa por motivos ajenos al fútbol.

Kroos, tímidamente, puso su grano de arena para marcar la diferencia. Su fútbol, es indispensable para que el Real Madrid tenga ese plus que puede hacerle campeón de algo después de una temporada como la pasada que la terminó en blanco. El equipo de Zidane necesita a Kroos, que parece haber vuelto a su mejor forma. Su regreso al mejor nivel, puede ser decisivo. Y hoy, volvió.

Cargando