¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Capturado jefe de la Sijín de la Policía Metropolitana de Santa Marta por pérdida de 264 armas

En la investigación hay otros cinco uniformados implicados y un civil quienes también fueron detenidos. Según la Fiscalía trabajaban para el grupo armado ‘Los Pachencas’.

Se trata del Mayor Rolando Pinzón García, quien se desempeñó como comandante de la unidad desde el 2013 hasta comienzos del presente año cuando se descubrió la acción ilegal y que fue denunciada a su momento por la coronel Sandra Vallejos, comandante de la Policía en esta parte del país.

La labor oficial adelantada por personal de la Fiscalía y la Dijín se registró en las últimas horas en zona céntrica de Bogotá en donde era buscado luego que evadiera los operativos en su contra.

En la misma operación fueron detenidos los patrulleros Álvaro Javier Mejía Hernández, Robinson Alexander Guerrero Tunjo, Víctor Manuel Moreno Romo, la patrullera Jenifer Johana Mendoza Gómez quien se autoincriminó, el Sargento Luis Alberto Márquez Soto y el civil Alejandro Andrés Carranza Medina, conocido con el alias Coroncoro.

Las investigaciones adelantadas por los funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía el lote de armas fueron sacadas de las bodegas de evidencia de la Policía Metropolitana ubicado en el comando luego que falsificaran las firmas de fiscales Especializados y Seccionales que supuestamente las habrían requerido para presentarlas en las audiencias como evidencias físicas o para ser destruidas.

La irregularidad fue detectada por parte del fiscal 3 especializado quien ordenó se devolviera una de las armas que se acreditó dentro del proceso que tenía procedencia legal y que el beneficiario al acercarse a la Sijín para que se la devolvieran, pero esta aparecía como destruida por orden de ese despacho judicial.

Dentro de la investigación, la funcionaria de la Sijín solicitó protección para su vida por unas supuestas amenazas que recibió y señaló que la gran mayoría de las armas hurtadas fueron vendidas y entregadas a la organización delincuencial ‘Los Pachencas’.

Cargando