¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

HONDURAS VIOLENCIA

Hernández sanciona ley que declara emergencia la depuración de la Policía

El Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, sancionó hoy una ley que declara como emergencia la depuración de la Policía Nacional, supuestamente implicada en asesinatos.

Esa norma declara "situación de emergencia y seguridad nacional e interés público el proceso de depuración de la Policía Nacional, por un año", según la información oficial.

El Parlamento hondureño aprobó el miércoles por "unanimidad" en un solo debate la ley, que autoriza además a la Secretaría de Seguridad a terminar la relación laboral con cualquier miembro de la Policía, como parte de un proceso de depuración de la institución iniciado en 2011.

También ordena que el poder Ejecutivo nombre una comisión especial que se encargará del proceso de depuración y transformación de la Policía, la cual será presidida por el ministro de Seguridad, Julián Pacheco, e integrada por ciudadanos de "reconocida honorabilidad".

Tras firmar el documento, el gobernante lo envío al poder Legislativo para que ordene su respectiva publicación en el diario oficial La Gaceta, según un comunicado de la Casa Presidencial.

El instrumento fue enviado el miércoles por el gobernante luego de que el lunes y el martes el diario hondureño El Heraldo denunciara informes sobre la participación de agentes y oficiales en el asesinato del titular de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico, Julián Arístides González, el exasesor antidrogas Alfredo Landaverde y el fiscal Orlan Chávez, entre 2009 y 2013.

"Estoy comprometido a construir una Policía Nacional efectiva, confiable, que con resultados se gane no solo el respeto, sino la admiración de la ciudadanía", subrayó el gobernante entonces al enviar el documento al Parlamento.

Aseguró además que su Gobierno va por "el camino correcto", ya que ha "avanzado bastante", aunque reconoció que "falta mucho (por hacer) y no vamos a retroceder un tan solo milímetro" en lograr ese objetivo.

La Policía de Honduras se ha visto salpicada por la corrupción y el crimen desde hace varios años, y hasta ahora su depuración ha fracasado por falta de voluntad al más alto nivel, de acuerdo con analistas locales.

En los últimos años agentes y oficiales se han visto implicados en varios delitos, incluidos homicidios, narcotráfico, extorsión, secuestros y robo de vehículos, entre otros.

Cargando