¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

HONDURAS VIOLENCIA

Sociedad civil pide depurar y fortalecer Policía de Honduras tras denuncias

Representantes de la sociedad civil pidieron hoy nuevamente al Gobierno de Honduras que fortalezca y agilice la depuración de la policía civil, a la que con frecuencia se vincula con la criminalidad que vive el país.

"Un punto importante en este proceso de reforma es concluir de una vez por todas con la depuración policial de esa alta oficialidad que se enriqueció ilícitamente y cometió delitos sin que nadie los sancionará", dijo en rueda de prensa el coordinador de la ONG Alianza por la Paz y la Justicia (APJ), Omar Rivera.

La corrupción y el crimen ha salpicado a la Policía de Honduras desde hace varios años, pero hasta ahora los intentos por depurar la institución han fracasado por falta de voluntad al más alto nivel, según analistas locales.

"Nadie desea que la policía civil sea delimitada, pero todos debemos estar claro que la mejor forma de fortalecer la Policía es sacando a las manzanas podridas, particularmente a los altos oficiales", subrayó Rivera.

El proceso de reforma de la Policía "no tendrá el éxito" de no concluirse la depuración policial, enfatizó el coordinador de la APJ, quien exhortó al Gobierno a "investigar, judicializar y sancionar a los altos oficiales", ya que son "muy mal ejemplo" para los nuevos agentes.

Los altos oficiales de la Policía "continúan con malas prácticas y cometiendo actos ilícitos sin que el Estado los sancioné", cuestionó.

La petición, apoyada por otros representantes de sociedad civil, fue hecha luego de que el capitalino diario El Heraldo informara hoy de que la Policía de Honduras asesinó al exasesor antidrogas Alfredo Landaverde, el 7 diciembre de 2011, y al fiscal de Privación de Dominio del Ministerio Público, Orlan Chávez, en abril de 2013.

El mismo diario denunció el lunes que el titular de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN), Julián Arístides González, murió el 18 de abril de 2009 a manos de la Policía.

Según la información periodística, 24 agentes policiales y un civil están implicados en el crimen de Landaverde, exasesor de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico.

Landaverde iba en su vehículo, acompañado de su esposa, Hilda Caldera, cuando fue asesinado por individuos que iban en motocicleta, el mismo modelo usado en el crimen contra González, conocido como el "zar antidrogas" de Honduras.

Su muerte fue supuestamente planificada por la cúpula de la Policía Nacional y mandos intermedios a petición de un narcotraficante, de acuerdo a la misma publicación, que está en poder del Ministerio Público y de la Secretaría de Seguridad.

Según la misma información, agentes y oficiales de la Policía Nacional también fueron los autores intelectuales y materiales del asesinato del fiscal de Privación de Dominio del Ministerio Público, Orlan Chávez, el 18 de abril de 2013.

La rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, dijo en la misma rueda de prensa que "no hay avances" en la depuración policial, y denunció que todavía hay miembros de esa institución que "están coludidos con el delito y son operadores del crimen".

Castellanos pidió que el órgano encargado de investigar y evaluar a agentes policiales sea "autónomo" y un "ente colegiado" para garantizar un proceso de depuración "permanente".

La rectora de la UNAH aseguró que le "duele" que agentes y oficiales de la Policía estén implicados en crímenes y otros delitos, porque Honduras necesita una institución "fuerte" y que se "respete la ley" para erradicar la impunidad que impera en el país.

Cargando