¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los insólitos casos de censura de Facebook

Los principios de seguridad de las publicaciones en la red dejan ver los ideales conservadores impropios de los tiempos actuales.

La seguridad para proteger a los usuarios por parte de publicaciones inescrupulosas de algunos en Facebook, la red social con más usuarios en el mundo, han logrado sobresaltar a millones de personas.

No porque no deban hacerlo como en Twitter, sino porque en algunos casos rayan con lo absurdo, con la falta de criterio al eliminar publicaciones, fotografías e incluso cuentas.

Una que recientemente exaltó a los colombianos fue la censura a la foto de la película nominada a los premios Óscar como “El abrazo de la serpiente”, donde según la red social, la publicación en ese caso específico la foto mostraba demasiada piel.

Hoy, 4 de marzo, se dio a conocer una nueva polémica relacionada a la censura, esta vez en España. La escritora Luna Miguel denunció haber sufrido la eliminación de su cuenta de Facebook luego de haber hecho una publicación presentando la portada de su más reciente libro. El título de la obra que al parecer resultó ofensivo para alguien es “El dedo. Breves apuntes sobre la masturbación femenina”.

Facebook en sus términos de seguridad para las publicaciones comprende tres reglas principales: los desnudos, el lenguaje que incita al odio y la violencia o contenido explícito. En ese sentido, lo particular de este caso es que la autora no ha incurrido en alguna infracción relacionada a los tres aspectos pues compartió únicamente la portada del libro, que es bastante sobria.

A la denuncia de la autora española se suman infinidad de publicaciones que chocan de forma más directa con el reglamento de la red social. Sin embargo, se trata de obras de arte, fotografías de indígenas y material de interés general, que pueden ser apropiadamente contextualizados y valorados por el público sin que ello suponga una ofensa.

La suposición de la red social de que cualquier muestra de más de piel ya categorizada como pornografía deja ver los ideales conservadores de la sociedad impropios de los tiempos actuales y un desconocimiento alarmante del accionar de quienes comparten o son aludidos en las publicaciones.

Cargando