Escuche ahora

El Pulso del Fútbol

Iván Mejía y César A. Londoño


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Eps deben garantizar tratamiento de cáncer así la empresa esté en proceso de liquidación

La Corte Constitucional señaló que la continuidad en el derecho a la salud no puede ser interrumpida por ningún motivo.

El pronunciamiento lo hizo la Corporación Judicial al fallar una tutela a favor de una mujer que padece de cáncer de seno y que trabaja para la empresa UNIAPUESTAS S.A.-, la cual está en proceso de extinción de dominio y liquidación, ya que fue excluida del proceso de licitación para la adjudicación del chance como empresa departamental de Juegos, Suerte y Azar del Atlántico.

La corte indicó que es deber de las Eps garantizar el derecho a la salud pues este no puede ser interrumpido por ningún motivo, ni siquiera por un trámite administrativo de extinción de dominio, pues se debe tener en cuenta la gravedad de las enfermedades que presenten los pacientes.

"En ese orden, como quiera que la entidad accionada –UNIAPUESTAS S.A.-, se encuentra en un proceso de extinción del dominio y ad portas de su disolución y liquidación, una vez incautada dicha sociedad por orden de la Fiscalía 38 de la Unidad de Extinción de Dominio, la Sala Octava considera necesario proteger la amenaza del derecho fundamental a la salud de la tutelante, específicamente en su componente de continuidad en el tratamiento de salud que avanza para combatir un tumor maligno, que compromete metástasis en un ganglio linfático" precisa la sentencia.

Para ello resaltó que en este caso en concreto se ordenó un tratamiento el cual se deberá cumplir una vez la mujer quede por fuera de la empresa.

"La continuidad en los servicios de salud hace parte del contenido esencial del derecho fundamental. No resulta admisible constitucionalmente que las entidades que participan en el Sistema General de Seguridad Social en Salud -SGSSS- se abstengan de prestarlo o interrumpan el tratamiento requerido, por razones presupuestales o administrativas, desconociendo el principio de confianza legítima e incurriendo en vulneración del derecho constitucional fundamental” agrega la Corte.