¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ESPAÑA GOBIERNO (Previsión)

PSOE sella principio de pacto con liberales que izquierda cree que fracasará

Los socialistas (PSOE) españoles sellaron hoy un principio de acuerdo con el partido Ciudadanos (liberales), que mañana ratificarán sus dos ejecutivas, pero que el resto de partidos de izquierda, con los que existe abierta una mesa de negociación, ven abocada al fracaso.

Este acuerdo, del que todavía quedan flecos sueltos por negociar, no sería suficiente para permitir la investidura del candidato socialista Pedro Sánchez, y precisaría del apoyo de más fuerzas.

Las elecciones legislativas del 20 de diciembre dieron como ganador al PP (centroderecha, en el poder), con 123 escaños, seguido de PSOE con 90, Podemos (izquierda), con 69; y Ciudadanos con cuarenta, mientras el resto de escaños se reparte entre formaciones de izquierda y nacionalistas.

Este escenario político, muy fragmentado, requiere de una alianza entre varios partidos, una fórmula poco habitual en la política española que ha vivido más de tres décadas de bipartidismo y alternancia en el poder de PP y PSOE.

El principio de acuerdo entre socialistas y liberales alcanzado hoy tiene como eje una reforma de la Constitución, que entre otras medidas restringiría los mandatos presidenciales a ocho años y reduciría instituciones públicas; así como un plan de medidas fiscales y laborales, que se compromete a no subir los impuestos de las rentas del trabajo.

A falta de que se cierren los detalles del acuerdo, los portavoces de las fuerzas de la mesa negociadora formada por partidos de izquierda -que además del PSOE, integra a Podemos, Izquierda Unida y Compromis- mostraron hoy su rechazo a esta alianza.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, dijo hoy que el preacuerdo PSOE-Ciudadanos no es un pacto de gobierno ni de investidura, porque los votos de ambos no son suficientes para que Sánchez supere la sesión de investidura.

Además, avanzó que el voto a un Ejecutivo formado por PSOE-Ciudadanos será "no" y a cualquier fórmula que no sea un gobierno de cambio y de progreso.

En un tono similar y tras el segundo encuentro de la mesa de negociación de fuerzas de izquierda, el dirigente de Izquierda Unida, Alberto Garzón, pidió a los socialistas que apoyen un Gobierno "de resistencia" en favor de las clases populares y que no se dejen "seducir" por las políticas neoliberales y de la "troika" del gobernante PP y Ciudadanos.

El candidato socialista, que se someterá a sesión de investidura en menos de una semana, tiene que decidir "con quién baila, si lo hace con el Ibex 35 (índice bursátil español) o las clases populares", señaló Garzón.

Pese a estas críticas a la negociación paralela entre Ciudadanos y PSOE, los equipos negociadores de fuerzas de izquierda se emplazaron mañana a mantener otra reunión para intentar consensuar posturas de cara a la investidura de Sánchez -el próximo martes, 1 de marzo- y abordar cuestiones concretas en materia de emergencia social, mercado laboral, pacto de libertades, sistema electoral y participación ciudadana.

El objetivo declarado por los socialistas desde que su líder, Pedro Sánchez, aceptara el encargo de Felipe VI de someterse a investidura ha sido "tender la mano a izquierda y a derecha" para aglutinar el mayor apoyo parlamentario posible.

De hecho, a pesar de que todos los partidos de izquierda (161 escaños) votaran a favor de Sánchez, éste no contaría con el apoyo suficiente para la investidura, por lo que un papel de Ciudadanos sería decisivo.

Uno de los principales escollos de las negociaciones es el objetivo de Podemos de celebrar un referéndum vinculante sobre la independencia de Cataluña, una propuesta que los socialista rechazan de plano.

Dirigentes de Podemos se reunieron hoy con representantes de los partidos nacionalistas catalanes en el Congreso para abordar esta cuestión, en una de las numerosas reuniones bilaterales que esta tarde ha acogido el Congreso español y que también contó con un encuentro entre Podemos y PSOE.

Al lento desarrollo de las negociaciones se suma la condición de estos dos partidos de que su militancia apruebe cualquier pacto alcanzado, para formar un futuro Gobierno de alternativa al PP, que hoy se mostró convencido de que Sánchez fracasará.

Cargando