¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EL SALVADOR JESUITAS (Reacciones)

Defensores de DD.HH. salvadoreños aplauden extradición de militar a España

Tres defensores de los derechos humanos en El Salvador aplaudieron hoy la decisión de una jueza estadounidense de extraditar a España a un militar salvadoreño vinculado con la masacre de 6 padres jesuitas en 1989 y señalaron que el país centroamericano debe seguir el ejemplo.

El coronel retirado Inocente Montano, quien en ese momento era viceministro de Defensa de El Salvador, participó en una reunión en la que uno de sus subordinados, el fallecido coronel René Emilio Ponce, ordenó perpetrar los asesinatos en el marco de la guerra civil salvadoreña (1980-1992), según trascendió en el proceso.

El Ombudsman de esa nación centroamericana, David Morales, catalogó la resolución como "una buena noticia para la justicia" y "un paso importante en el proceso judicial que se lleva en España".

"La extradición del general Montano permite el avance del proceso, permite que siga su curso a una siguiente etapa, incluso si no hubiera colaboración de la justicia salvadoreña", manifestó a Efe.

Al igual que Montano, un grupo de 17 uniformados salvadoreños son requeridos por el juez de la Audiencia Nacional de España Eloy Velasco, no obstante, la Policía salvadoreña se ha negado a ejecutar las ordenes de captura internacional contra estos.

Según Morales, la ejecución de las capturas de los militares se ha dilatado porque la Policía "consultó" a la Corte Suprema si las difusiones rojas de la Interpol bastan para proceder a las detenciones por cambios en la jurisprudencia hechos en 2015.

Para el defensor, "el sistema judicial salvadoreño debe verse con vergüenza en el espejo" del sistema de justicia de EE.UU.

"En El Salvador, a lo largo de los años, la Fiscalía, los tribunales de justicia y la Corte Suprema misma, han intervenido en el caso 'jesuitas' fundamentalmente para garantizar la impunidad de los responsables", señaló.

Agregó que "esperaría que este ejemplo de la justicia estadounidense sea retomado en El Salvador".

Por su parte, el miembro de la no gubernamental Asociación de Derechos Humanos Tutela Legal, Ovidio Mauricio González, dijo a Efe que la decisión emitida en Estados Unidos "es una buena señal de que la justicia funciona.

Añadió que esto debería causar "envidia para nuestro país, porque acá, como decía monseñor Romero, la justicia solo muerde al descalzo".

"Aplaudimos la decisión, porque es un hecho aberrante el que ocurrió y es necesario hacer justicia, porque no puede ser que esta esté postrada por personas con poder económico, político o militar. El Salvador debería tomar el ejemplo", sentenció.

Asimismo, el director de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), Abraham Ábrego, explicó a Efe que esta acción "abre la puerta para demostrar que efectivamente procede la extradición en casos graves de violaciones a los derechos humanos" perpetrados durante la guerra civil.

Sostuvo que esto llama a "no temer" a que el "esclarecimiento de los hechos" desencadene "un problema de ingobernabilidad" o de "abrir heridas".

La matanza de los jesuitas fue perpetrada por un escuadrón de élite del Ejército salvadoreño en medio de una ofensiva guerrillera el 16 de noviembre de 1989, durante la guerra civil que vivió este país entre 1980 y 1992.

Las víctimas de la masacre fueron los españoles Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Ignacio Martín-Baró, Armando López y Juan Ramón Moreno, y el salvadoreño Joaquín López, así como su colaboradora Elba Julia Ramos y su hija Celina.

Ningún jefe militar ha sido juzgado y condenado en El Salvador por los crímenes de guerra perpetrados por el Ejército de ese país durante la guerra civil, por la existencia de una ley de amnistía general, emitida por el Congreso en 1993.

Cargando