¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

GUATEMALA D.HUMANOS

Guatemala juzgará a dos exmilitares por desapariciones y violencia sexual

Dos exmilitares de Guatemala, el teniente coronel Esteelmer Francisco Reyes Girón y el excomisionado militar Heriberto Valdez Azij, serán juzgados a partir del próximo 1 de febrero por delitos contra la humanidad durante el conflicto armado de ese país.

Reyes Girón, de 58 años de edad, está acusado además de los asesinatos de Dominga Coc y sus hijas Anita Seb Coc y Herlinda Coc, y Valdez Asij de las desapariciones forzadas de siete personas, informó hoy en un comunicado el Ministerio Público (MP-Fiscalía) tras sustanciar el caso.

Bajo el mando de Reyes Girón en el destacamento militar de Sepur Zarco se capturó y ejecutó a la madre y sus hijas entre 1982 y 1983; mientras que a Valdez se le atribuye las desapariciones tras un operativo militar realizado el 25 de agosto de 1982 en Izabal.

A ambos militares, detenidos en junio del pasado año en el departamento norteño de Alta Verapaz, se les responsabiliza de delitos de Violencia Sexual contra una docena de mujeres de la etnia q´eqchí.

Según investigaciones de la Fiscalía, entre 1982 y 1983 las mujeres indígenas fueron víctimas de violaciones, abusos y esclavitud en el destacamento militar de Sepur Zarco, ubicado entre los departamentos de Izabal y Alta Verapaz.

Ateniendo a los testimonios de los víctimas y los pobladores del lugar, durante la década de los 80 la zona se convirtió en un área de esclavitud sexual, donde se cometieron delitos de lesa humanidad, ocurrieron desapariciones forzadas y consumaron asesinatos.

Entre los años de 1982 y 1983, el Ejército de Guatemala, se ubicó de forma temporal en diferentes fincas instalando destacamentos militares con anuencia de los propietarios, lo que dio lugar a la creación de patrullas de autodefensa civil que colaboraron con los militares en la captura de hombres que gestionaban la propiedad de las tierras.

Algunas de estas personas fueron supuestamente torturadas y asesinadas o desaparecidas.

Sus viudas, "desprotegidas y vulnerables" en palabras de la Fiscalía, fueron víctimas de miembros del Ejército que las trasladaron a Sepur Zarco, donde las retuvieron como esclavas sexuales durante seis meses.

En las pruebas recopiladas por el MP tras la denuncia de tres organizaciones de mujeres que inició el caso, se detalla cómo los soldados obligaban a las mujeres a cocinar, lavar la ropa y a ser humilladas sexualmente.

Las víctimas fueron organizadas por grupos a cargo de comisionados militares por órdenes del subteniente Reyes. "En su responsabilidad no está la comisión de hechos sino la permisibilidad que dio para que se cometieran los hechos dentro del recinto militar, sobre todo porque él era el encargado y pudo evitar o sancionar", afirmó la fiscal Hilda Pineda.

Como consecuencia de los vejámenes sufridos, las víctimas aseguran haber sido discriminadas por su propio pueblo, lo que las forzó a vivir en lugares aislados.

Reyes Girón está acusado de los delitos de asesinato y contra los Deberes de Humanidad en su forma de esclavitud sexual, esclavitud doméstica y violencia sexual contra 12 mujeres.

Por su parte, a Valdez Asij, de 74 años, se le responsabiliza de la desaparición de siete hombres de la comunidad -aunque había sido detenido por la desaparición de 18- y de los delitos contra los Deberes de la Humanidad en su forma de violencia sexual en el caso de dos mujeres incluídas en la acusación de Reyes Girón.

A partir del próximo 1 de diciembre se iniciará una audiencia de inicio de Debate Oral y Público en el Tribunal de Mayor Riesgo A de Guatemala.

Entre 1960 y 1996, el país vivió un conflicto armado interno que dejó unas 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.

Cargando