¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ARGENTINA PARLAMENTO (Actualización)

Polémica en Argentina por supuesta elección irregular de auditores públicos

La designación de dos auditores oficialistas en el organismo argentino de control de cuentas públicas desató hoy la polémica en la última sesión de la Cámara de Diputados, antes de la segunda vuelta electoral por la Presidencia, por las presuntas irregularidades registradas durante el proceso de los nombramientos.

Buenos Aires, 4 nov (EFE).- La designación de dos auditores oficialistas en el organismo argentino de control de cuentas públicas desató hoy la polémica en la última sesión de la Cámara de Diputados, antes de la segunda vuelta electoral por la Presidencia, por las presuntas irregularidades registradas durante el proceso de los nombramientos.

Los diputados de los partidos de oposición adelantaron que recurrirán a la Justicia por dos irregularidades en la sesión que definió a los dos nuevos auditores, quienes hasta hoy habían ocupado otros puestos en el Estado.

Por un lado, la oposición sostiene que la designación no estaba en la orden del día y que fue incorporada sin los dos tercios de los votos necesarios para sumar un tema nuevo a la sesión.

"El intento de incorporar a la sesión una cuestión así requiere una votación con una mayoría calificada, cosa que no estaban en condiciones de hacer. Es una votación absolutamente irregular", dijo a la prensa el diputado del peronismo disidente Adrián Pérez.

"La votación es nula, antirreglamentaria e ilegal. La vamos a discutir en la Justicia", añadió la diputada del bloque Unión Pro Laura Alonso.

Además, la oposición asegura que los diputados oficialistas tomaron juramento a los dos nuevos auditores, Juan Ignacio Forlón y Julián Álvarez, sin el quórum requerido para hacerlo.

Sin embargo, para el diputado del gobernante Frente para la Victoria (FpV) Héctor Recalde, la designación estaba incluida en el temario de la sesión y no era necesario un quórum especial para tomar los juramentos.

"Para jurar no hace falta el quórum. Hace falta para votar", diferenció Recalde.

Por el tratamiento precipitado del tema, Álvarez y Forlón renunciaron apenas horas antes del nombramiento a sus puestos como secretario de Justicia y de presidente del Banco Nación, respectivamente.

La Auditoría General de la Nación, organismo que controla los manejos de las cuentas públicas en Argentina, depende de las cámaras parlamentarias y seis de sus miembros son designados por el Congreso argentino.

Otra de las críticas de la oposición apunta al momento elegido para el nombramiento, pues, aseguraron, los mandatos de los actuales auditores se vencerán en diciembre próximo, después del cambio de Gobierno en Argentina.

Los bloques opositores coinciden en que la definición debería hacerla la nueva configuración de las cámaras, surgida tras las elecciones del pasado 25 de octubre, con el kirchnerismo como primera minoría en Diputados y mayoría en el Senado.

En defensa del oficialismo, el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, sostuvo en rueda de prensa que los mandatos de ocho años de los auditores vencieron el 5 de septiembre pasado.

Alegó que los nombramientos de los reemplazos no se habían aprobado hasta ahora a la espera de los resultados de las elecciones de octubre.

"La composición de los bloques de cara a los próximos cuatro años no cambia. El FpV tiene actualmente 135 diputados y a partir del 10 de diciembre va a seguir siendo primera minoría, con 112 diputados", precisó.

De los tres auditores cuyo mandato venció, según el oficialismo, en septiembre, dos le corresponden a la primera minoría en Diputados y el otro a la segunda minoría, que actualmente le corresponde a la Unión Cívica Radical y que, a partir del 10 de diciembre corresponderá al frente opositor Cambiemos.

Domínguez dijo que el tratamiento de este asunto fue anticipado días atrás a la oposición y justificó que el tema no estaba en la orden del día pues, al tratarse de una moción y no de un proyecto de ley, no era una condición necesaria para su tratamiento en el pleno, de acuerdo con el reglamento de la Cámara baja.

"Lo que nosotros vemos es una clara actitud política de generar un clima opositor de avasallamiento a las instituciones. Lo que se pretende hacer es un escándalo político para colocarnos, de cara a las elecciones presidenciales, en un lugar de descalificación", sostuvo.

El tratamiento apresurado coincidió con la última sesión de la Cámara antes de la segunda vuelta electoral con miras a la Presidencia del país suramericano, en la que el oficialismo competirá contra la conservadora coalición Cambiemos el próximo 22 de noviembre.

En la sesión, el cuerpo parlamentario también aprobó un proyecto que considera de orden público los puntos propuestos por Naciones Unidas para reestructuraciones de deudas, una iniciativa impulsada en ese organismo internacional por Argentina a raíz del conflicto que mantiene, en la Justicia estadounidense, con acreedores que no han aceptado los canjes de bonos soberanos.

Cargando