Escuche ahora

Dos y Punto

Diana Montoya


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Inpec no puede prohibir traslado de reclusos con problemas de salud

Corte Constitucional advirtió que no se puede negar que presos tengan acceso a servicios médicos cuando su vida esté en riesgo.

Colprensa/Archivo

Un fuerte llamado de atención le hizo la Corte Constitucional al Instituto Penitenciario y Carcelario, Inpec, por no cumplir con los traslados de reclusos a centros médicos especializados cuando estos los requieren y son ordenados por los médicos.

La Corte advirtió que debe tener la disponibilidad del personal para desempeñar “las múltiples tareas asignadas a los investigadores y la logística diseñada para efectuar los traslados de la población reclusa”.

Señaló la Corte que “no pueden convertirse en un obstáculo insuperable al momento de hacer efectivo el acceso de los reclusos a los servicios y tecnologías en salud prescritos por los galenos tratantes para asegurar su vida, cuya práctica tenga que realizarse fuera del lugar de reclusión”.

El pronunciamiento lo hizo el alto tribunal al fallar una tutela a favor de un recluso quien aseguró que padece de diabetes crónica por lo que necesita “un tratamiento oportuno” tales como “el plan alimentario que debe seguir, el manejo de la insulina que le tienen que suministrar, así como los exámenes y citas médicas programadas que requieren de su traslado a diferentes centros hospitalarios”.

Agrega el demandante que “no pudo asistir a los exámenes y controles médicos que tenía, ya que el INPEC no efectuó el traslado requerido”.

Para la Corte “la Sala advierte que el acceso de los internos a los servicios médicos prescritos o autorizados y a una alimentación adecuada son un componente del derecho a la salud, el cual a su vez, como ya se indicó, hace parte de las garantías que, en la relación especial de sujeción, no se ven restringidas, limitadas o suspendidas en el ejercicio del poder punitivo, motivo por el cual, hacer efectivo dicho acceso se convierte en una obligación del Estado, pues son prestaciones dirigidas a satisfacer necesidades básicas e imprescindibles para asegurar la integridad de la vida y el bienestar en la salud del interno”.