¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

#EleccionesColombiaFiscalía reporta 38 capturas por delitos electorales

Australia conmemora el 30 aniversario de la devolución de Uluru a aborígenes

Australia conmemora hoy el 30 aniversario de la devolución del Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta, uno de los lugares más sagrados para los aborígenes australianos, a sus dueños tradicionales, quienes reclaman igualdad y respeto para su comunidad.

Sídney (Australia), 26 oct (EFE).- Australia conmemora hoy el 30 aniversario de la devolución del Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta, uno de los lugares más sagrados para los aborígenes australianos, a sus dueños tradicionales, quienes reclaman igualdad y respeto para su comunidad.

El entonces gobernador general de Australia, Ninian Stephen, entregó en 1985 las escrituras al pueblo Anangu del área de Uluru-Kata Tjuta, que abarca unos 1.325 kilómetros cuadrados, declarado Parque Nacional en la década de los setenta.

"Nos dimos cuenta de que teníamos de regreso nuestras tierras, que eran finalmente nuestras. Estábamos aquí y podíamos trabajar", dijo Malya Teamay, uno de los dueños tradicionales que vivió ese momento, en un vídeo conmemorativo difundido recientemente por el parque.

Treinta años después, "la gente todavía vive aquí en condiciones del tercer mundo y la gente de la ciudad verá que sus ojos no les mienten", apuntó hoy Vincent Forrester, uno de los líderes locales, durante la ceremonia oficial conmemorativa, recoge la agencia local AAP.

Las celebraciones por la devolución de Uluru-Kata Tjuta comenzaron el fin de semana con conciertos, ceremonias tradicionales y discursos para reflexionar sobre la larga lucha de los indígenas y la trascendencia del lugar para el llamado pueblo Anangu, así como para el resto de los habitantes del país.

En el interior de este lugar sagrado se encuentra el monolito rojo Uluru, conocido hasta hace algunas décadas como Ayer Rock.

En la mitología aborigen, Uluru fue creado por sus antepasados -algunos de ellos con formas animales como Mala (ualabí), Kuniya (serpiente pitón) o Liru (serpiente venenosa)- quienes se desplazaron por miles de kilómetros para dejarles una serie de enseñanzas que guían sus vidas.

"Es un sitio sagrado de una importancia cultural inconmensurable", comentó a Efe desde Uluru Claudianna Blanco, representante de medios de este Parque.

Blanco aseguró que la mayoría de australianos desconoce "cuán profunda y compleja es la conexión de los dueños tradicionales con este sitio".

La devolución de Uluru-Kata Tjuta, que incluyó un contrato de 99 años entre el Gobierno australiano y las comunidades aborígenes para la gestión conjunta del parque, supuso un primer paso para la recuperación y preservación de la cultura tradicional y hacia el reconocimiento y avance hacia la igualdad para el pueblo aborigen.

No obstante, este proceso tiene aún "un recorrido largo" tras transcurrir menos de un tercio del tiempo determinado para que los dueños tradicionales "manejen el parque y tengan diferentes oportunidades de empleo", explicó Blanco.

A pesar de la fuerte conexión de los Anangu con Uluru y Kata Tjura solamente unos 250 aborígenes trabajan en el complejo turístico aledaño, de los cuales solamente un 5 por ciento proviene de la comunidad local.

El ministro de Asuntos Indígenas, Nick Scullion, recordó el domingo que 254 de los 450 miembros de la comunidad aborigen Mutitjulu, situada al este de Uluru, vive de la pensión de desempleo a pesar de que el complejo turístico recibe 30.000 turistas al año.

Además, Uluru-Kata Tjuta, declarado en 1987 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, inyecta más de 232 millones de dólares (210 millones de euros) anuales a la economía regional, de acuerdo a datos oficiales.

Ante este contraste, los Anangu "quieren ver objetivos de empleo e inversiones inmediatas para alcanzar los hitos trazados", remarcó a la emisora ABC David Ross, director del organismo indígena Consejo de Tierras del Centro.EFE

wat/nc/fg

Cargando