¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Macri y Scioli, dos candidatos de centro para la Presidencia argentina

Los argentinos tendrán que volver a las urnas en menos de un mes para elegir presidente entre el oficialista Daniel Scioli y el conservador Mauricio Macri, dos candidatos que, pese a sus diferencias, tienen mucho en común y que en sus campañas han dado un giro al centro en busca de votos.

Buenos Aires, 25 oct (EFE).- Los argentinos tendrán que volver a las urnas en menos de un mes para elegir presidente entre el oficialista Daniel Scioli y el conservador Mauricio Macri, dos candidatos que, pese a sus diferencias, tienen mucho en común y que en sus campañas han dado un giro al centro en busca de votos.

Ambos tienen menos de 60 años, Scioli 58 y Macri 56, saltaron a la política desde el deporte, provienen de familias acomodadas, tienen experiencia en distritos del peso -la provincia de Buenos Aires y la capital-, y ambicionan la Presidencia desde hace años.

Los dos son apasionados del fútbol, están casados con mujeres vinculadas al mundo de la moda, eran habituales de las revistas del corazón, presumen de un talante moderado y dialogante y sus orígenes políticos se remontan al menemismo.

Sin embargo, mientras Scioli saltó del deporte al peronismo, Macri creó un partido con miembros de distintas fuerzas -incluidos peronistas- con el objetivo de romper el tradicional bipartidismo argentino y llegar a la Casa Rosada.

Daniel Osvaldo Scioli, nacido en 1957 en el barrio porteño de Villa Crespo, es el ejemplo de político incombustible.

En 1986 comenzó a competir en motonáutica y tres años después, mientras corría en el río Paraná (Argentina), sufrió un grave accidente en el que perdió su brazo derecho.

Pero retomó su carrera y conquistó ocho campeonatos mundiales de motonáutica en diferentes categorías hasta que abandonó el deporte profesional en 1998.

En 1991 inició su actividad empresarial vinculado a Electrolux y también integró el directorio de la empresa familiar Casa Scioli.

Llegó a la política en 1997 de la mano del entonces presidente Carlos Menem (1989-1999) como diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires.

En 2001, en medio de una grave crisis económica, fue designado secretario de Turismo y Deporte por el presidente provisional Adolfo Rodríguez Saá y ratificado por su sucesor, Eduardo Duhalde (2002-2003).

En la presidenciales de 2003 se presentó como compañero de fórmula de Néstor Kirchner para la Vicepresidencia.

La relación entre ambos no fue buena: el vicepresidente intentó tener un perfil alto y Kirchner le respondió desplazando a sus colaboradores.

En las elecciones de 2007, se alzó con el gobierno de la provincia de Buenos Aires, la más poblada y rica del país y su principal distrito electoral.

Su actividad en el gobierno provincial no ha impedido que continúe practicando una de sus grandes pasiones, el fútbol, con su su propio equipo de futsal, Villa La Ñata.

Vive en pareja con la exmodelo y empresaria Karina Rabolini, con quien se casó en 1991, se divorció siete años después y se reconcilió en 2003, antes de llegar a la vicepresidencia con Kirchner.

Scioli tiene una hija, Lorena, de una relación anterior, a la que tardó 17 años en reconocer, después de un juicio de paternidad.

Se lanzó a la Presidencia en 2012, pese a no ser el candidato del kirchnerismo y a mantener una fría relación con la presidenta, Cristina Fernández, quien finalmente le eligió para competir por la Casa Rosada por el perfil que le daban las encuestas.

"La esencia de la política es el diálogo, hay que conversar más. Hablo con todos, no importa el signo político. Me gusta construir consenso, unir y eso es lo que quiere la gente para el tiempo que viene", sostiene.

Su bandera para ganar la Presidencia, recuperar la "Gran Argentina" con un "agenda del desarrollo".

También con la bandera del "desarrollo", aspira a llegar a la Presidencia Mauricio Macri. Nacido en la ciudad bonaerense de Tandil en 1959, este ingeniero civil le debe su fama inicial y su fortuna al imperio fundado por su padre, el italiano Franco Macri, en cuyas empresas hizo carrera en los tiempos neoliberales de Menem, a quien ha definido como "el gran transformador" de Argentina.

En 1995 fue elegido presidente del Boca Juniors y se mantuvo hasta 2008 al frente de uno de los clubes de fútbol mas populares de Argentina.

Gracias a esta amalgama de negocios y fútbol, deporte que además suele practicar, Macri logró popularidad y un poder que utilizó para saltar a la arena política en 2003, cuando fundó Compromiso para el Cambio y se postuló para la alcaldía de Buenos Aires.

Niño mimado de la oposición argentina, en 2005 creó Propuesta Republicana (Pro) y logró una banca de diputado nacional. Dos años después fue por la revancha en la ciudad, se impuso en segunda vuelta y logró la reelección en 2011.

Macri, que en 1991 estuvo quince días secuestrado por una banda de expolicías, está procesado por presuntas escuchas ilegales.

Está casado en terceras nupcias desde 2010 con la diseñadora de modas Juliana Awada y es padre de cuatro hijos.

Está más cerca de la Casa Rosada con el apoyo de buena parte de la histórica Unión Cívica Radical y de la centroderecha de la Coalición Cívica

Macri es un conocido admirador de la banda inglesa Queen, un fanatismo que lo ha llevado a imitar a Freddie Mercuri en televisión y hasta en su propia fiesta de boda con Awada, en una actuación que pudo terminar en tragedia.

Durante la fiesta, se tragó el bigote postizo que utilizaba para imitar al líder de Queen, comenzó a ahogarse y tuvo que ser socorrido por uno de sus funcionarios.

En una reciente entrevista, Macri recordaba el incidente: "Dije: ¿Me estaré muriendo el día de mi casamiento? ¡Qué patético!".EFE

nk-mar/ics

Cargando