¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ARGENTINA D.HUMANOS

Nieta apropiada en dictadura argentina se reencuentra con sus abuelas

Claudia Domínguez Castro, la nieta recuperada por la organización de derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo, confesó hoy en una conferencia de prensa que vive "muy emocionada" el reencuentro con su familia biológica.

En su primer contacto con la prensa desde la provincia argentina de Mendoza (oeste), Domínguez Castro se reencontró públicamente con sus dos abuelas biológicas y confesó que sabía que era adoptada, pero que la posibilidad de que fuera hija de desaparecidos en la última dictadura (1976-1983) era "lejana, pero no imposible".

"Mis padres adoptivos siempre me dijeron la verdad, por eso la duda siempre estuvo, pero sin lineamientos relacionados al terrorismo de Estado. Solo el año de nacimiento me generaba duda en ese sentido. La posibilidad era lejana, pero no imposible", dijo en una conferencia desde la Radio Nacional Mendoza.

Junto a ella estuvieron María Assof de Domínguez, presidenta de Madres de Plaza de Mayo en Mendoza, y Angelina Catterino de Castro, unas emocionadas abuelas que se reencontraron con ella después de 37 años.

Domínguez Castro decidió hacerse un análisis de ADN en julio pasado, cuando el Banco de Datos Genéticos pasó por Mendoza, que finalmente confirmó en agosto pasado que era hija de Gladys Castro y Walter Domínguez, dos militantes desaparecidos en la dictadura.

Tras conocer el resultado, se puso en contacto con sus abuelas y con el resto de su familia biológica.

La mujer vive en Mendoza, curiosamente cerca de una de sus abuelas, y tiene tres hijos de 1, 6 y 9 años.

Domínguez Castro se convirtió en la nieta número 117 en recuperar su verdadera identidad, una búsqueda y tarea que impulsa Abuelas de Plaza de Mayo.

Casi 38 años después de su fundación, la asociación de derechos humanos todavía denuncia que unas 400 personas, apropiadas durante los años del terrorismo de Estado, no conocen aún su verdadera historia.

Cargando