¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PORTUGAL GOBIERNO (Previsión)

Conservadores y socialistas lusos siguen sin acuerdo para formar Gobierno

Los conservadores y los socialistas lusos cerraron hoy una nueva reunión sin acuerdo sobre la propuesta de Gobierno presentada por la coalición de derecha, que el Partido Socialista (PS), liderado por António Costa, consideró insuficiente.

Lisboa, 13 oct (EFE).- Los conservadores y los socialistas lusos cerraron hoy una nueva reunión sin acuerdo sobre la propuesta de Gobierno presentada por la coalición de derecha, que el Partido Socialista (PS), liderado por António Costa, consideró insuficiente.

El documento, que fue analizado por ambos en un encuentro de más de dos horas, presenta "lagunas graves" a ojos del PS, mientras que el líder conservador y primer ministro en funciones, Pedro Passos Coelho, espera ahora una "contrapropuesta" de la formación de Costa.

"No avanzamos rigurosamente nada", expresó a la salida del encuentro Passos Coelho, también líder del socialdemócrata PSD, que desveló que de momento no se ha marcado una nueva reunión entre las dos fuerzas.

La victoria electoral sin mayoría absoluta de los conservadores obligó a la coalición de centroderecha a buscar consensos con el PS para poder gobernar.

"Nuestra reunión acabó de forma inconclusa", defendió Passos Coelho.

El socialdemócrata se mostró dispuesto a hacer concesiones para alcanzar un acuerdo con los socialistas, pero subrayó la necesidad de saber en qué materias querría Costa esas concesiones.

Por su parte, Costa criticó que la propuesta conservadora ignora medidas que considera "absolutamente indispensables para dejar atrás la austeridad" y lamentó que el documento no incluyera las "críticas y sugerencias" de su partido.

Aseguró que pretende responder "por escrito" a los conservadores, aunque sólo para formalizar lo que transmitió hoy durante la reunión, "para que la coalición tenga otra oportunidad para poder evaluar si efectivamente puede crear mejores condiciones de gobernabilidad de aquellas de las que dispone".

En ese sentido, Costa afirmó que mantiene el "esfuerzo de diálogo" pero alertó de que "no hay mucho tiempo" y que es fundamental encontrar una solución de Gobierno, también para los agentes económicos y los inversores.

A pesar de perder las elecciones y acabar como segunda fuerza más votada, los socialistas se han convertido en los protagonistas de la actualidad política lusa al tener en su mano la opción de posibilitar un nuevo Gobierno conservador o la de encabezar un Ejecutivo tripartito aliándose con marxistas y comunistas.

Costa ya mantuvo reuniones con los líderes de ambas fuerzas de izquierda y hoy aseguró que todos han trabajado "para que ese Gobierno alternativo sea posible", pero admitió que "el camino no es fácil" y que las diferencias "requieren trabajo técnico".

La reunión entre socialistas y conservadores se produjo horas después de que la líder del marxista Bloque de Izquierda, Catarina Martins, volviera a repetir que "hay condiciones para tener en Portugal un Gobierno con estabilidad" de izquierda.

Delegaciones de socialistas y marxistas celebrarán este miércoles una reunión de carácter técnico para seguir explorando las posibilidades de negociación, encuentro similar al que ya mantuvieron hoy en la Asamblea de la República miembros del PS y del Partido Comunista Portugués (PCP).

"El PS tiene condiciones para formar Gobierno, presentar programa y entrar en funciones", aseguró a la salida de la reunión uno de los miembros de la comisión política del PCP, Jorge Cordeiro.

La composición definitiva del Parlamento continúa en el aire, a la espera de que mañana se contabilicen los votos de los portugueses residentes en el extranjero, de los que dependen la asignación de cuatro diputados.

Esos cuatro escaños juegan un papel determinante en las posibilidades de Gobierno, ya que podrían permitir que los conservadores fueran superados por una alianza entre socialistas y marxistas, que no necesitarían pactar con los comunistas para imponerse en el Parlamento.

Aun así, un Ejecutivo entre el PS y el Bloque seguiría sin tener mayoría absoluta, que sólo podrían conseguir con el apoyo comunista.

En caso de que los tres partidos se pusiesen de acuerdo, podrían formar una alianza a la izquierda inédita en los 40 años de democracia portuguesa.

En Portugal ya han surgido varias voces criticando la demora en formar un nuevo Gobierno, entre ellas la del alcalde de Oporto, el independiente Rui Moreira, que recordó hoy que la falta de mayorías absolutas no impide "soluciones de gobernabilidad".

La decisión final cabe al presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, que ya mostró su deseo de que el país cuente con un Gobierno estable.

Cargando