¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

URUGUAY D.HUMANOS

Conceden prisión domiciliaria al exguerrillero uruguayo Héctor Amodio

La Justicia uruguaya concedió hoy la prisión domiciliaria al exguerrillero tupamaro Héctor Amodio, que volvió a Uruguay tras 42 años y fue encarcelado de manera preventiva e imputado por "reiterados delitos de privación de libertad" en la última dictadura (1973-1985), informaron a Efe fuentes judiciales.

La jueza Julia Staricco, encargada del caso, tomó la decisión tras conocer el informe del médico forense Guillermo López, que revisó la salud del extupamaro, de 78 años de edad, y recomendó su prisión domiciliaria hasta la celebración del juicio.

El informe médico señala que Amodio tiene problemas de hipertensión, diabetes, hiperuricemia y funcionalidad renal.

"Si bien no tiene patologías que pongan en riesgo su vida, dichos síntomas dicen que es una persona vulnerable y que debe ser cuidada y controlada", escribió López en su informe.

"Asimismo, la edad es un problema cierto y de cuidado (...). Se está hablando de una persona en el final de su vida y debe de ser protegido",siguió argumentando el forense.

Por todo ello, el médico recomendó que sea la familia de Amodio quien se haga cargo de esa protección "con la debida y adecuada contención".

La fiscal del caso, Stella Llorente, también recomendó a la jueza la prisión domiciliaria para el exguerrillero, una vez leyó el estudio forense.

El abogado de Amodio, Andrés Ojeda, solicitó también este tipo de reclusión para su defendido alegando que su estado físico no le permite una estancia en la cárcel, después de que la Justicia uruguaya determinara el pasado 14 de septiembre su procesamiento con prisión.

El arresto domiciliario implica llevar una tobillera electrónica que avisa a la Policía en caso de que traspase unos límites determinados así como tener que firmar en comisaría de forma regular para certificar que sigue en el país.

Amodio fue uno de los dirigentes de la cúpula de la guerrilla que combatió en Uruguay a Gobiernos constitucionales y a la dictadura cívico militar, el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T), y tras vivir 42 años en España con una identidad falsa volvió el pasado 7 de agosto a su país para presentar su libro sobre aquella experiencia.

Cuando regresó al país suramericano recibió dos denuncias por su supuesta complicidad con los militares que tomaron el poder tras el golpe de Estado en 1973 en la detención y tortura de personas en el preludio de la dictadura pero que persistieron durante la misma.

Estas dos denuncias fueron vinculadas a otra causa abierta en 2011, en la que 28 ex-presas políticas denunciaron a casi 100 personas por abusos sexuales, violaciones y torturas entre 1972 y 1983, y en la que dos militares de las fuerzas golpistas que fueron interrogados, Asensio Lucero y Orosmán Pereira, identificaron a Pérez como un colaborador de la inteligencia militar.

Fue así que el pasado 14 de septiembre la Justicia imputó y dictó prisión preventiva para el extupamaro como presunto autor responsable de reiterados delitos de privación de libertad.

Amodio es considerado un traidor por los exmiembros del MLN-T, entre los que se encuentra el expresidente uruguayo José Mujica (2010-2015), debido a que los militares con los que supuestamente colaboró le concedieron un salvoconducto y un pasaporte para marcharse del país con el nombre de Walter Correa a cambio de colaboración en 1973.

Cargando