¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Termine el día bien informado con las 5 de CaracolLas noticias más importantes del día en Caracol Radio

BRASIL CORRUPCIÓN

Dueño de constructora confiesa que pagaba sobornos mediante donaciones al PT

El dueño de una de las empresas implicadas en el escándalo de corrupción en Petrobras confesó hoy ante el juez responsable por el caso que los sobornos para adjudicarse contratos con la petrolera brasileña los pagaba mediante donaciones legales al oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

Ricardo Pessoa, propietario de la constructora UTC Engenharia y uno de los reos que aceptó colaborar con la investigación a cambio de reducciones en sus penas, afirmó que las donaciones eran acordadas directamente con Joao Vaccari, el entonces tesorero del PT, la formación de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y de su antecesor y padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva.

La confesión fue hecha en el interrogatorio al que Pessoa fue sometido hoy en la ciudad de Curitiba por el juez federal Sergio Moro, responsable por la investigación, en una sesión que pudo ser grabada por los medios de comunicación.

"Más claro es imposible (que los sobornos eran pagados en forma de donaciones) porque yo depositaba oficialmente en la cuenta del PT", afirmó el empresario en el interrogatorio.

Pessoa dijo que el pago de los sobornos era exigido por el entonces director de Servicios de Petrobras, Paulo Renato Duque, para garantizar los contratos que la petrolera le adjudicaba a su empresa.

"Duque me buscó y me dijo que tenía que hacer contribuciones políticas y que esas contribuciones tenía que acordarlas con Vaccari. Nunca le pagué nada a Duque (el director de Petrobras), le estaba pagando a Vaccari", aseguró.

Según el empresario, la UTC Engenharia comenzó a pagar las coimas en 2005, cuando un grupo de empresas formó un cartel para dividirse entre sí los contratos de Petrobras, y que los pagos eran obligatorios así el contrato no hubiese sido adjudicado ilegalmente.

"No sé si todas (las empresas) eran solicitadas o amonestadas para que hicieran eso, pero siempre fui llamado y tuve que comparecer firmemente con esos pagos", aseguró.

Pessao no fue el primer implicado en el escándalo en admitir que los sobornos por contratos con Petrobras eran pagados en la forma de donaciones electorales para el partido oficialista.

El martes, al ser interrogado por la comisión del Congreso que investiga el caso, el también empresario Augusto Ribeiro de Mendonça, de la constructora Toyo Setal, dijo igualmente que fue orientado por los dirigentes de la petrolera a hacer donaciones para el PT.

Desde que surgió el escándalo, sin embargo, el PT alega que todas las donaciones que recibió de contratistas de Petrobras para financiar sus campañas electorales fueron legales y que las declaró ante las autoridades electorales.

Según Pessoa, el 70 % de los contratos firmados por su empresa son con Petrobras y en todas las obras siempre se exigió el pago de sobornos.

"Eso pasó a ser automático (el pago). Ya nadie discutía si había que pagarlo o no, sino cuánto había que pagar", aseguró el empresario, quien admitió que nunca se negó a hacer las contribuciones pero que siempre negoció para intentar reducir al máximo el precio de las mismas.

De acuerdo con el empresario, los sobornos para adjudicarse obras de la dirección de Servicios de Petrobras por lo general equivalían al 1 % del valor del contrato.

De acuerdo a la Fiscalía, las empresas privadas implicadas en el caso obtenían contratos amañados con Petrobras, inflaban los valores en hasta un 4 % y luego repartían las diferencias entre directores de la estatal y partidos políticos que amparaban las corruptelas.

El escándalo ha salpicado hasta ahora a los ejecutivos de una veintena de grandes empresas y a medio centenar de políticos, en su mayoría de la base que apoya al Gobierno.

Cargando