¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Termine el día bien informado con las 5 de CaracolLas noticias más importantes del día en Caracol Radio

Telescopio Global

¿Dónde está la región?

Análisis de los anuncios del Presidente Santos sobre la crisis con Venezuela.

Obtuvimos el apoyo de importantes países como Chile, Uruguay, Perú y México. La abstención vergonzante de Brasil y Argentina países que por su trayectoria y peso específico son llamados a liderar. Significativo el voto favorable a Colombia de El Salvados cuyo presidente Salvador Sánchez Cerén fue comandante de la guerrilla del FMLN. A Panamá la historia la juzgará como mercader de votos mientras que la cubierta de la “intención de mediar” es difícil de creer. Las abstenciones en términos prácticos son lo mismo que sufragar en contra como fueron los votos de la mayoría de las islas del Caribe, mientras que sorprende el voto en contra de Haití, país al que Colombia ha ayudado desde el terremoto, pero dependiente del petróleo barato venezolano. La que ocurrió en la OEA es una muestra de la fragmentación política que sufre el Continente desde hace ya varios años, que ha dado lugar a la creación de múltiples organismos subregionales como el Alba, Unasur, Celac, Caricom, Mercosur y Alianza del Pacífico. Así está la región.

OEA

La OEA recibió su golpe de gracia en la cumbre de Panamá en 2008 cuando Chávez amenazó con su retiro si se le condenaba por el cierre de Radio Caracas TV. La OEA, intimidada, se echó para atrás y las cartas quedaron jugadas. La OEA perdió su capacidad de actuar en la nueva realidad geopolítica de un ALBA que buscaba disminuir su influencia y un Brasil que pretendía imponer su carácter de potencia regional en lo cual ha fracasado. Quizás salvó en algo su imagen con la célere actuación en el caso del golpe de Estado en Honduras cuya suspensión del organismo fue presionada por el mismo ALBA y apoyada tibiamente por la administración Obama. La gestión de 10 años del chileno Jose Miguel Insulza fue desabrida y cimentó el declive de la organización.

Sin embargo una vez Cuba sea readmitida en la OEA, la organización podría recuperar su protagonismo aunque limitado como el de todas las organizaciones internacionales de la actualidad.

Corte Penal Internacional

La demanda que pretende imponer el Fiscal General ante la CPI contra las autoridades venezolanas, incluido su mandatario es realmente inútil desde el punto de vista práctico, pero constituye un gesto político y mediático que podría tener como consecuencia, deseable o indeseable, el cierre definitivo de la puerta del diálogo entre los dos mandatarios. Los procesos en la CPI son largos y tortuosos y el carácter de los crímenes cometidos por las fuerzas de seguridad de Venezuela, graves como son, podrían no ser considerados como de lesa humanidad, menos aún genocidio.

La CPI entro en vigencia en el año 2002 y hasta ahora ha condenado sólo a dos líderes rebeldes africanos, tiene abierta una veintena de órdenes de captura todas a africanos cuya ejecución depende de que algún estado le eche mano a los sindicados y los envíe a La Haya. Una de estas, la del presidente en ejercicio de Sudán, Omar Al Bashir, acusado de genocidio y crímenes de lesa humanidad en Darfur, está abierta desde hace 6 años y el señor se pasea orondo por varios países que se niegan a extraditarlo, incluyendo recientemente Suráfrica, consentido del sistema de justicia internacional. Hasta ahora la CPI no es más que un gran elefante blanco de magros resultados.

Unasur

Al mencionar el presidente que “hemos desistido de esa reunión” haciendo alusión a la que había solicitado con carácter urgente, está prácticamente abriendo la puerta de salida de Unasur, pero mirando para adentro a ver si de pronto hay algún cambio. Hay que recordar que durante la presidencia del Álvaro Uribe se decía que el aislamiento de Colombia era producto de su “beligerante mandatario”. Esto ha quedado desvirtuado al ser incapaz este organismo, supeditado a los dictados de una Brasilia hundida en profunda crisis y de Maduro, de actuar en nuestra confrontación con Venezuela.

 Unasur, como una empresa mal manejada podría no trascender a Lula y Chávez, sus fundadores, aunque como cualquier organización internacional, una vez creada adquiere vida propia así no haga nada. Unasur ahí esta y ahí se queda, con o sin Colombia.

Comisión Interamericana de DDHH

Este es uno de los órganos más efectivos del sistema internacional de justicia aunque no tiene capacidad de emitir fallos condenatorios los cuales recaen en la Corte interamericana con sede en San Jose de la cual Caracas se retiró. El país con más condenas en la Corte de San Jose es precisamente Colombia con más de una docena. La CIDH se ocupa de Estados mientras que la CPI acusa a individuos. Todo los Estados miembros de la OEA están bajo el régimen de la CIDH mientras que algunos como Estados Unidos y Canadá no aceptan la jurisdicción de la Corte de San Jose como tampoco la hace Venezuela.

 La Comisión puede hacer pronunciamientos como ya lo hizo en el caso de la frontera manifestando su preocupación por lo que ocurre con los expulsados colombianos y podría si encuentra mérito decretar medidas cautelares incumplidas en repetidas ocasiones por varios países.

Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Este es el más inoperante de los organismos de la ONU. Su panel decisorio está compuesto por 47 países distribuidos por regiones cada uno de los cuales sirve por un periodo de tres años. Este organismo ha fallado miserablemente en su misión de preservar los derechos humanos y en lo único que ha logrado consenso es en condenar a Israel por lo humano y lo divino en 57 ocasiones, más que a todos los demás países del mundo juntos. En un planeta donde los crímenes de lesa humanidad, masacres y violaciones a los derechos humanos en Siria, Irán, Arabia Saudita, Myanmar, Nigeria, República centroafricana, Bangladesh y una cantidad innumerable de países son rutinarias y barbáricas, este organismo no se ha pronunciado.

 Amanece el cielo verde antes que el CDH de la ONU condene a Venezuela, con el agravante que Venezuela es uno de los 47 países miembros junto con sus aliados Cuba, Brasil y otra pléyade de violadores consuetudinarios. Sin embargo el ejercicio hay que hacerlo para hacer públicas las denuncias.

 

Cargando