A Vivir Que Son Dos Días

Andrés López

07:00h - 10:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

BRASIL AUTOMÓVIL

Las ventas de vehículos en Brasil se redujeron en un 23,92 % en agosto

Las ventas de vehículos nuevos en Brasil se redujeron en un 23,92 % en agosto en comparación con el mismo mes del año pasado ante la eliminación de los incentivos que el Gobierno concedía al sector y la recesión que vive el país, informaron hoy fuentes empresariales.

Brasil registró el mes pasado la venta de 207.269 automóviles, utilitarios, autobuses y camiones, casi 65.000 unidades menos que en agosto de 2014 (272.448), según las estadísticas divulgadas hoy por la Federación Nacional de Distribuidores de Vehículos Automotores (Fenabrave).

Las ventas se redujeron en un 8,94 % en la comparación con julio de este año (227.613 unidades), de acuerdo con la patronal, que mide la comercialización de vehículos nuevos a partir del número de placas expedidas por las autoridades de tránsito.

Según la entidad, el número de vehículos vendidos en los ocho primeros meses del año cayó en un 21,35 %, desde 2,23 millones en 2014 hasta 1,75 millones este año.

La caída fue mayor para el sector de camiones, cuyas ventas en agosto (5.836 unidades) fueron en un 10,42 % inferiores a las de julio y en un 46,10 % menores que las del mismo mes del año pasado.

Las ventas de autobuses el mes pasado (1.580 unidades) bajaron un 6,95 % en comparación con julio y un 37 % frente al mismo mes de 2014.

Y para los automóviles y los utilitarios, la comercialización en agosto (199.853 unidades) se redujo un 8,91 % frente al mes inmediatamente anterior y un 22,87 % en la comparación anual.

La Fenabrave informó igualmente que entre enero y agosto de este año fueron vendidas 849.449 motocicletas, con una caída del 16 % frente al mismo período del año pasado.

La patronal prevé que el sector terminará el año con una caída de las ventas del 22,9 % para los automóviles y utilitarios y del 41,57 % para los autobuses y camiones.

Esa caída es atribuida a la decisión del Gobierno brasileño, con un déficit récord en las cuentas públicas, de suspender los incentivos fiscales con que permitió una reducción de los precios el año pasado para estimular a uno de los sectores más castigados en Brasil por la crisis.

La retracción también es atribuida a la propia situación económica de Brasil, que enfrenta una caída generalizada del consumo en un ambiente de recesión económica, inflación en alza, tasas de interés altas y restricciones al crédito.

Según datos divulgados la semana pasada por el Gobierno, Brasil enfrenta una recesión técnica tras haber registrado una caída del PIB del 1,9 % en el segundo trimestre frente al primero, con lo que acumuló dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo.