¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PARAGUAY ELECCIONES

Cientos de paraguayos apoyan candidato indígena que denunció fraude electoral

Un centenar de personas expresó hoy su apoyo en Loma Plata, a 400 kilómetros de Asunción, en la región del Chaco, a Anuncio Giesbrecht, indígena que denunció fraude en las internas del Partido Colorado en las que se eligió al candidato a alcalde de la ciudad y en las que él fue declarado inicialmente ganador.

Los manifestantes exhibieron carteles pidiendo la dimisión del contrincante de Giesbrecht y quien triunfó en las internas, Herbert Funk, ejecutivo de la cooperativa ganadera Chorittzer, que pertenece a los colonos menonitas, evangélicos ortodoxos de origen europeo, asentados en el Chaco y que controlan todas las alcaldías de la zona.

Los indígenas, pertenecientes en su mayoría al pueblo énxet, denuncian que la victoria de su candidato, la primera de un nativo en unas elecciones del Partido Colorado en el Chaco, fue anulada "tras la adulteración de las actas".

Giesbrecht se encadenó esta madrugada a las puertas de la sede del Partido Colorado en Asunción para exigir que se revisen los votos de las elecciones internas del pasado 26 de julio, en las que primero fue proclamado vencedor y luego perdedor por el Tribunal Electoral del Partido Colorado que ratifico a Herbert Funk.

Funk había admitido el día de la elección su derrota por 53 votos, en declaraciones al diario ABC Color, sin embargo el Tribunal del partido aseguró este jueves que hubo "un error" en ese recuento y que el ganador había sido el menonita.

Por ello, Giesbrecht decidió encadenarse durante la noche en la entrada principal de la sede del Partido Colorado o Asociación Nacional Republicana (ANR), que gobierna Paraguay desde 2013 y que lleva todo 2015 envuelto en campañas políticas internas por estos comicios.

Según explicó a Efe el político énxet, "los menonitas cambiaron las actas", y le dijeron que no le iban a permitir ser intendente en su municipalidad.

"El motivo es que son demasiado racistas en el Chaco", explicó Giesbrecht, miembro de unos de los pueblos autóctonos de la región chaqueña, declarada reserva de la Biosfera por la Unesco, pues es el segundo bosque más extenso de Suramérica, repartido entre Bolivia, Paraguay, Argentina y una pequeña parte del sur de Brasil.

Se trata de una zona con poca densidad de población en comparación con el resto de las regiones de estos países, pero con más de una veintena de pueblos originarios diferentes que conviven con la cultura criolla o la menonita, llegada allí a principios del siglo XX.

La localidad de Loma Plata es, junto con Filadelfia y Neuland, una de las tres ciudades del Chaco paraguayo que fueron fundadas por los colonos menonitas y donde ahora conviven con chaqueños de distintos pueblos nativos.

Alrededor de un 30 % de la población es indígena en el Chaco paraguayo, que comprende un 60 % del territorio del país, según datos del último censo nacional de pueblos indígenas, que data de 2012.

Cargando