Escuche ahora

6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Sao Paulo teme ola de violencia tras serie de ataques que dejaron 19 muertos

Las autoridades de Sao Paulo temen una nueva ola de violencia tras el asesinato de 19 personas en la noche del jueves en una serie de ataques que parecen estar relacionados y cuya autoría apunta a miembros de las fuerzas policiales, señalaron hoy fuentes oficiales brasileñas.

Sao Paulo, 14 ago (EFE).- Las autoridades de Sao Paulo temen una nueva ola de violencia tras el asesinato de 19 personas en la noche del jueves en una serie de ataques que parecen estar relacionados y cuya autoría apunta a miembros de las fuerzas policiales, señalaron hoy fuentes oficiales brasileñas.

Brasil amaneció hoy conmocionado tras confirmarse la muerte de 19 personas en varios ataques, que tuvieron lugar en tres municipios vecinos de la región metropolitana de Sao Paulo y que fueron llevados a cabo por personas encapuchadas.

Las muertes evocan otras matanzas, con menor número de víctimas, ocurridas en lo que va del año en otros puntos de la región metropolitana de la mayor ciudad brasileña y que al parecer fueron cometidas por los llamados grupos de "exterminio" (paramilitares), en los que se sospecha hay participación de agentes policiales.

En mayo de 2006, el estado de Sao Paulo sufrió una ola de atentados contra autobuses, policías y comisarías, que dejaron casi 300 muertos y fueron atribuidos al Primer Comando de la Capital (PCC), uno de los principales grupos del crimen organizado del país y que opera desde el interior de los presidios paulistas.

Anoche, en apenas un par de horas, la Policía Militarizada recibió al menos diez avisos de tiroteos producidos en Osasco, Barueri e Itapev, todas ellas ciudades satélites de Sao Paulo.

Fue en Osasco donde se registro el mayor número de muertes, 15 en total, mientras que en Barueri se produjeron 3 y en Itapev, una. Los ataques ocurrieron en un radio corto en una zona en la que confluyen los tres municipios.

Además, un total de siete personas resultaron heridas.

Debido a la proximidad de los incidentes, tanto física como temporal, las autoridades trabajan sobre la hipótesis de que todos los crímenes estén relacionados entre sí.

Además, el hecho de que la Policía que investiga el caso haya encontrado casquillos de armas habitualmente utilizadas por las fuerzas del orden en varios de los lugares donde se produjeron los incidentes apunta a la posibilidad de que se trate de un ajuste de cuentas por parte de algunos miembros del Cuerpo.

"De las seis primeras víctimas identificadas, cinco tenían antecedentes criminales. Estamos analizando si existe una relación entre este hecho y lo sucedido", señaló el secretario de Seguridad del estado de Sao Paulo, Alexandre de Moraes, durante una rueda de prensa en la que reconoció que se está investigando la posible implicación de miembros de la Policía.

De Moraes mostró su preocupación porque estos ataques, que consideró "la mayor matanza del año", tengan alguna relación con el homicidio de dos miembros de las fuerzas del orden en esa misma zona a lo largo de esta última semana, ya que, entonces, puede ser el inicio de una nueva ola de violencia.

El último miércoles, un guarda municipal fue asesinado en Barueri y la semana pasada un policía militarizado resultó tiroteado cuando se encontraba fuera de servicio, al intentar impedir un robo en una gasolinera de Osasco.

Ante la posibilidad de que exista una relación entre estos sucesos y la matanza del jueves, que puede llevar a nuevos actos de represalia, el secretario se mostró contundente al afirmar que de existir algún "indicio" de la participación de algún policía en los hechos se llamará al departamento de asuntos internos.

Esa instancia de control interno en la Policía es la encargada de investigar en estos casos cuando hay agentes de la corporación involucrados.

Según registraron diversas cámaras situadas en varios de los puntos donde se produjeron algunos de los crímenes, los disparos fueron realizados por hombres encapuchados que se desplazaban en auto por las calles de los tres municipios.

Si bien la principal línea de investigación es que todos los asesinatos estén relacionados, la coincidencia en el tiempo de varios de los ataques evidencia que fue más de un grupo el que cometió la matanza.

El primer ataque se produjo a las 20.45 hora local (23.45 GMT), cuando un grupo de personas que se encontraba en un bar de Osasco resultó tiroteado a sangre fría. EFE