¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Termine el día bien informado con las 5 de CaracolLas noticias más importantes del día en Caracol Radio

EEUU JUSTICIA

Holmes se acerca a la pena de muerte por tiroteo en cine de EE.UU. en 2012

James Holmes, culpable de matar a 12 personas en un cine de Aurora (Colorado, EE.UU.), se acerca a la pena de muerte después de que hoy el jurado encargado de juzgarlo determinara que era consciente de los disparos que hizo en 2012 contra una audiencia indefensa, a pesar de su enfermedad mental.

Con su decisión, el jurado aleja a Holmes de la cadena perpetua, pena que pedía la defensa, y lo aproxima al corredor de la muerte, aunque la decisión final no se conocerá hasta después de una última fase de deliberación del juicio, en la que las víctimas de la masacre ofrecerán de nuevo su angustioso y estremecedor testimonio.

El jurado, compuesto por nueve mujeres y tres hombres, determinó hoy que la esquizofrenia paranoide de Holmes no le impidió ser consciente de la "atroz" matanza que perpetró en 2012, cuando irrumpió en un cine con una máscara de gas y guantes negros y comenzó a disparar indiscriminadamente sus cuatro armas.

Holmes, que ahora tiene 27 años, llenó el cine de gas lacrimógeno, se dedicó a disparar al azar contra el público presente y fue detenido a las afueras del lugar por la Policía, ante la que se identificó como el "Joker" (Guasón), uno de los enemigos de Batman, película que se presentaba en el momento.

En la recién concluida fase del juicio, la madre, el padre y la hermana de Holmes, así como antiguos profesores y amigos, se esforzaron por retratar al acusado como un niño de buen carácter, comprometido con los que estaban a su alrededor, que se fue asilando a medida que crecía.

El jurado también escuchó a un psiquiatra que aseguró que la esquizofrenia impidió al acusado ser consciente de sus acciones y distinguir entre el bien y el mal.

No obstante, después de tres horas de discusión, los 12 miembros del jurado decidieron que nada en la vida de Holmes, ni su infancia, ni su enfermedad mental, ni su buen carácter cuando era niño, son factores lo suficientemente importantes como para decidir que el acusado no debe de ser condenado a muerte.

Por ello, el juicio continua y se abre la que podía ser la fase más emotiva de todas, pues en ella los familiares de las 12 víctimas mortales de la masacre explicarán cómo las acciones de Holmes afectaron directamente su vida.

El 16 de julio, Holmes fue declarado culpable de 165 cargos, 24 de ellos por asesinato en primer grado, después de 11 semanas de juicio, los argumentos de 250 testigos, la muestra de 1.500 fotografías y la proyección de 24 horas de video.

El joven, que todavía tiene la oportunidad de ofrecer su testimonio para defenderse, reconoció haber perpetrado el tiroteo pero prefirió declararse no culpable por su enfermedad mental.

El tiroteo abrió el debate sobre el control y venta de armas en el país e impulsó cambios legislativos en el estado de Colorado, que tras la matanza aprobó una de las legislaciones más restrictivas para supervisar los antecedentes de los compradores y restringir el número de balas de los cargadores.

Cargando