¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ISRAEL PALESTINA

Rabino jefe ashkenazí expresa sus condolencias por muerte del bebé palestino

El rabino jefe ashkenazí de Israel, David Lau, le expresó al gobernador de la ciudad cisjordana de Nablus, Akram Rayub, sus condolencias por la muerte, el pasado viernes, de un bebé de 18 meses en un ataque con cócteles molotov perpetrado por extremistas judíos.

Este acto "reprobable y horrible no forma parte del modo de ser del judaísmo y todo el pueblo judío, en Israel y en el mundo, lo condena", dijo Lau a Rayub, en una llamada muy poco habitual entre representantes israelíes y palestinos.

"El Creador nos pide que nos preocupemos de la vida humana, de todas las criaturas. Debemos actuar con fuerza absoluta contra los que hicieron esto", afirmó Lau, según un comunicado difundido hoy por su oficina.

"¿Qué mal hicieron ese niño o sus padres?", quienes junto con el hermano mayor, de 4 años de edad, resultaron heridos de gravedad, se preguntó el rabino jefe ashknazí, quien subrayó que "no hay perdón para los que siembran ruina, matan y profundizan la división entre los pueblos".

Lau mostró al gobernador de Nablus su voluntad de visitar el pueblo de Duma, en el que tuvo lugar el ataque mortal en la madrugada del viernes, y le pidió que, a pesar del dolor y la tristeza que han cundido, ayude a calmar la situación y lograr la paz.

Rayub, por su parte, agradeció la llamada y el deseo de acercamiento entre los pueblos y se ofreció a ser su anfitrión en Duma, según el comunicado.

El ataque tuvo lugar en la madrugada del viernes, cuando supuestos colonos judíos extremistas (dos, según testigos) lanzaron cócteles molotov contra la vivienda de la familia palestina Darawsha y la de sus vecinos, que en esos momentos estaba vacía.

El hijo menor, Alí, de año y medio de edad, quedó dentro de la vivienda y murió quemado, mientras que la madre, Rihan, de 27, y el padre, Saed, de 32, se encuentran en estado muy grave, con quemaduras en más del 80 por ciento de su cuerpo y respiración asistida y el hermano mayor Ahmed, de cuatro años, está también grave y con quemaduras en más de la mitad del cuerpo.

Todos ellos están siendo atendidos en hospitales israelíes.

El suceso ha sido fuertemente condenado por la comunidad internacional y las autoridades palestinas, que han instado a Israel a no dejar impunes los crímenes cometidos por colonos extremistas contra palestinos.

Cargando