Escuche ahora

6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Lamentan impunidad tras 11 años del incendio que dejó 364 muertos en Asunción

Familiares de las víctimas del incendio del supermercado Ycuá Bolaños de Asunción, que el 1 de agosto de 2004 causó la muerte de 364 personas y más de 200 heridos, recordaron hoy la tragedia y lamentaron la impunidad de la que dicen que gozan los responsables del suceso.

Asunción, 1 ago (EFE).- Familiares de las víctimas del incendio del supermercado Ycuá Bolaños de Asunción, que el 1 de agosto de 2004 causó la muerte de 364 personas y más de 200 heridos, recordaron hoy la tragedia y lamentaron la impunidad de la que dicen que gozan los responsables del suceso.

"Tenemos la deuda pendiente de no haber recibido justicia. Los responsables de la tragedia hoy están absolutamente libres, y muchos de ellos ni siquiera pisaron la cárcel", dijo hoy a Efe Carmen Rivarola, de la asociación de familiares de víctimas de Ycuá Bolaños, que perdió a su tía y a su cuñado en el incendio.

Rivarola señaló como culpables del suceso a la Municipalidad de Asunción, que otorgó el permiso de habilitación de un local comercial que "no tenía extractores ni salidas de emergencia", lo que lo convertía en "un auténtico horno".

También culpó al arquitecto responsable de la construcción del edificio, así como a los empresarios propietarios del local y a uno de los guardias, que ejecutó la orden de bloquear las puertas del edificio una vez declarado el incendio, de forma que los clientes quedaron atrapados.

La representante de los familiares de víctimas reclamó además que, pese a que los afectados por la tragedia recibieron una indemnización estatal, ninguno de ellos ha recibido una "justa reparación económica" sufragada por las personas procesadas en relación con el incendio.

Los familiares de las víctimas participaron hoy un acto religioso en recuerdo de los fallecidos y guardaron un minuto de silencio en su memoria.

Rivarola explicó que, a través de la Secretaría Nacional de Cultura, los familiares van a estar recibiendo propuestas de la ciudadanía sobre el uso que quieren darle al predio donde se encuentra el supermercado incendiado, que aún no ha sido demolido.

Agregó que los familiares desean que el lugar se convierta en un museo donde se recuerden los nombres de los fallecidos, los heridos y los supervivientes de la tragedia, pero también los de "jueces, fiscales y responsables que actuaron en contra de la justicia".

Además, planean que en el recinto se instale un centro de capacitación profesional para jóvenes y adultos de escasos recursos, gestionado por el Estado y en el que puedan formarse de manera gratuita.

El lugar en el que se ubica el supermercado siniestrado formaba parte del itinerario del papa Francisco durante su visita a Paraguay a mediados de julio, pero finalmente el pontífice no se detuvo allí por motivos de seguridad.

Rivarola lamentó que los familiares no pudieran recibir la bendición del papa, que era "su sueño", y expresó que los incidentes que se registraron en el lugar y que obligaron al pontífice a alejarse fueron provocados por personas ajenas a los familiares de las víctimas.

El incendio del supermercado Ycuá Bolaños de Asunción, que se originó el 1 de agosto de 2004 en la chimenea de la parrilla del restaurante del establecimiento por falta de mantenimiento, según la pericia, dejó 364 muertos y más de 200 heridos.

Tras un largo y controvertido proceso judicial, el propietario del local, Juan Pío Paiva, y su hijo, Víctor Daniel Paiva, fueron condenados en 2009 a 12 y 10 años de prisión, respectivamente, mientras que un guardia del supermercado fue condenado a 5 años por homicidio doloso.

Todos han sido ya puestos en libertad. EFE