¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Termine el día bien informado con las 5 de CaracolLas noticias más importantes del día en Caracol Radio

Japón subraya su recelo por las islas artificiales construidas por China

Tokio está cada vez más preocupado por las islas artificiales levantadas por China en la región y ha exigido a Pekín que detenga la construcción de una situada entre su costa y unas islas del sur de Japón, según revela el Libro Blanco de Defensa japonesa aprobado hoy.

Tokio, 21 jul (EFE).- Tokio está cada vez más preocupado por las islas artificiales levantadas por China en la región y ha exigido a Pekín que detenga la construcción de una situada entre su costa y unas islas del sur de Japón, según revela el Libro Blanco de Defensa japonesa aprobado hoy.

Japón quiere que China "detenga la construcción" en el Mar de China Oriental de una nueva plataforma artificial que podría ser utilizada con fines militares, explica el texto aprobado hoy por el Gabinete del primer ministro Shinzo Abe.

El libro asegura que Tokio ha confirmado la construcción de esta plataforma, la cual se estaría llevando a cabo desde 2013 en una zona donde existen otros "islotes" artificiales destinados al desarrollo de yacimientos de gas natural.

El documento no da la ubicación exacta de este nuevo arrecife artificial pero asegura que está situado en una zona intermedia entre la costa china y las disputadas islas Senkaku (Diaoyu en chino), administradas por Tokio pero reclamadas por Pekín.

El Gobierno japonés "ha protestado reiteradamente" el levantamiento de esta nueva superficie porque sospecha que se trata de una instalación militar para vigilar las actividades de las tropas japonesas en torno a Senkaku.

El Libro Blanco ha sido revisado este año a instancias del gobernante y conservador Partido Liberal Demócrata (PLD), que consideró que el primer borrador no hacía hincapié en que esta estructura puede fortalecer mucho la vigilancia por parte china de las actividades de Japón y Estados Unidos en la región.

Antes de la aprobación del texto, el Ministro de Defensa nipón compareció ante el Parlamento el pasado 10 de julio y aseguró que "China puede desplegar un sistema de radar en esa plataforma y utilizarla como una base para helicópteros y drones encargados de realizar patrullas de vigilancia" en el Mar de China Oriental.

La preocupación por esta nueva superficie se une a la ya expresada anteriormente por Tokio con respecto a la construcción de otra serie de islas en el Mar de China Meridional en torno al archipiélago Spratly (Nansha en chino) cuya soberanía se disputa con otros países de la región como Vietnam o Filipinas.

El Gobierno japonés insiste en que se trata de una acción unilateral "coercitiva" por parte de Pekín para alterar el estatus quo en el Mar de China Meridional.

Como es habitual en los últimos años, el Libro Blanco nipón también subraya que el presupuesto militar chino "continúa incrementándose velozmente" y se ha multiplicado por 3,6 veces desde la pasada década. EFE

Cargando