¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Argentina sufre para derrotar a Brasil y jugar la final con Cuba

Las argentinas Ana Galay y Georgina Klug sufrieron para derrotar hoy a la pareja brasileña de voleibol playa femenino (2-1) y se jugarán contra Cuba la medalla de oro de los Juegos Panamericanos de Toronto.

Toronto (Canadá), 19 jul (EFE).- Las argentinas Ana Galay y Georgina Klug sufrieron para derrotar hoy a la pareja brasileña de voleibol playa femenino (2-1) y se jugarán contra Cuba la medalla de oro de los Juegos Panamericanos de Toronto.

La dupla argentina ganó 21-17, 21-23 y 15-13 en un choque de 65 minutos en el que desperdiciaron dos bolas de partido en el segundo set y casi tuvieron perdido en el tercero.

Fue un partido tremendamente igualado en el que Argentina se llevó el primer set por un momento de despiste de las brasileñas.

Con 18-17 en el marcador, las albicelestes se llevaron la primera manga con un parcial de 3-0 tras un fallo de su saque de Lili Maestrini y una inteligente jugada de Klug que sorprendió a las brasileñas con un golpe de espaldas al hueco.

Si el primer parcial fue igualado, el segundo lo fue más todavía -la mayor diferencia fueron tres puntos (9-6)- y todo se decidió en los instantes finales, cuando Brasil levantó dos bolas de partido y empató a base de garra.

En el tercer set Carolina Horta comenzó muy consistente con su saque y golpeo y, gracias a ello, se pusieron 8-12, con lo que ponían al borde de la eliminación a las argentinas.

Ante esta situación, y aprovechando tres errores de Horta, las argentinas reaccionaron y endosaron un parcial de 7-1 para ganar el enfrentamiento y lograr el pase a la final.

A la conclusión del envite, Horta reconoció a Efe que "cometió unos errores que marcaron la diferencia en el partido, pues fueron bolas decisivas que no se pueden fallar".

Galay indicó que este triunfo es la "mayor alegría" que le ha dado el deporte y consideró que la clave estuvo en el plano mental y en quien controló mejor el "miedo a ganar y a errar", porque, a "nivel juego, ninguno de los dos equipos lo hizo bien, aunque sí hubo mucha actitud".

"Somos una dupla que hasta lo último no paramos", explicó, y eso le permitió dar la vuelta al partido después de marrar dos bolas de partido y estar 8-12 en el set del desempate.

Sobre Cuba, dijo a Efe que tendrán que practicar un juego inteligente y "estudiar al rival" para intentar evitar que se repita la derrota de la primera fase (2-1).

"Es un equipo fuerte físicamente y que ya no tiene nada que perder, porque, al igual que nosotros, ya hemos ganado un montón", indicó. EFE

abm/asc

Cargando