Escuche ahora

Especiales Caracol

Gestión de Contenidos


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Jefe de Cámara baja de Brasil dice reducción edad penal busca bajar impunidad

El presidente de la Cámara de los Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, afirmó hoy que el "objetivo" del proyecto de ley que pretende rebajar de 18 a 16 años la edad de responsabilidad penal es reducir la "sensación de impunidad".

Río de Janeiro, 26 jun (EFE).- El presidente de la Cámara de los Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, afirmó hoy que el "objetivo" del proyecto de ley que pretende rebajar de 18 a 16 años la edad de responsabilidad penal es reducir la "sensación de impunidad".

"El objetivo no es reducir la criminalidad cuando se propone la reducción de la mayoría de edad penal, el objetivo es la reducción de la sensación de impunidad", declaró Cunha en un encuentro con periodistas en Río de Janeiro.

La semana pasada, una comisión especial de la Cámara baja aprobó reducir de 18 a 16 años la edad de responsabilidad penal, pero solo para cierto tipo de delitos considerados como graves, una medida que ahora deberá ser debatida por el plenario.

"El proyecto que salió de la Comisión fue bien atenuado", puntualizó Cunha, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), quien precisó que "no es la reducción plena de la mayoría de edad penal, es la reducción para crímenes violentos".

De ser aprobada esta iniciativa, serían juzgados como adultos los jóvenes de entre 16 y 18 años que cometan crímenes relativos a la violación sexual, el robo seguido de muerte, el homicidio intencional, la lesión corporal grave y el robo altamente cualificado.

De acuerdo con el político, si un joven de 16 años "puede votar" ha de tener también "la responsabilidad para asumir daños".

En cuanto a si esta medida puede tener un efecto negativo por complicar la posible rehabilitación de jóvenes delincuentes, Cunha valoró que esa es una "discusión secundaria", ya que lo que se pretende es sacar de la sociedad a quien "no tiene condiciones de convivir (en ella) por la práctica de crímenes".

Cunha también quiso restar importancia al problema que podría suponer la aplicación de esta ley ante la superpoblación carcelaria que viven los 1.424 presidios que hay en Brasil, que tienen capacidad para 376.669 personas y albergan a 607.730 presos, según informó el pasado martes el Ministerio de Justicia.

"Si el sistema penitenciario está mal habrá que tomar medidas de gestión y de aplicación de recursos, y el Gobierno Federal deberá hacerlo", puntualizó.

Cuestionado por el efecto en la imagen del país que la aprobación de esta ley pueda tener a nivel internacional, teniendo en cuenta que incluso Naciones Unidas se mostró recientemente contraria a esta medida, Cunha contestó que cada Estado tiene "sus peculiaridades"

"Esos países que critican no tienen la situación social que tiene Brasil, no tienen el bandidaje que nosotros tenemos, no tienen el tráfico de drogas que nosotros tenemos y más aquí en Río de Janeiro", comentó el político brasileño.

Cunha quiso dejar claro que "no castigando a quien comete un crimen entre los 16 y los 18 años no se va a mejorar la sensación de violencia en el país".

Preguntado por si tiene la esperanza de que este proceso reciba el respaldo de la Cámara baja, Cunha señaló que el Parlamento no está a su servicio, sino que es él quien está "al servicio del Parlamento".

La aprobación de este proyecto de ley depende aún de tres votaciones: dos en el pleno de la Cámara de los Diputados, que Cunha dijo que podría celebrarse la semana próxima, y otra en el Senado. EFE

rso/ass/arm