Escuche ahora

Hora 20


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Brasil tiene 607.730 presos en cárceles con capacidad para unos 377.000

Las 1.424 cárceles que hay en Brasil, que tienen capacidad para 376.669 personas, albergan a 607.730 presos, según informó hoy el Ministerio de Justicia, cuyo titular, José Eduardo Cardozo, ya ha calificado esa realidad de "medieval".

Brasilia, 23 jun (EFE).- Las 1.424 cárceles que hay en Brasil, que tienen capacidad para 376.669 personas, albergan a 607.730 presos, según informó hoy el Ministerio de Justicia, cuyo titular, José Eduardo Cardozo, ya ha calificado esa realidad de "medieval".

Un informe difundido por ese despacho ratifica que se trata de la cuarta mayor población carcelaria del mundo, por detrás de Estados Unidos, China y Rusia, aunque reconoce que, al contrario de lo que se ha registrado en esos tres países, en Brasil el número de presos aumenta sin pausa desde el año 2000.

Según el estudio, hace quince años Brasil tenía 233.000 presos en cárceles con capacidad para unos 240.000, lo que supone que en ese período el número de reclusos ha aumentado un 161 %, a un ritmo muy superior que el registrado en la construcción y ampliación de penales.

El informe establece que en Brasil hay 300 presos por cada 100.000 habitantes y pronostica que, de mantenerse el actual ritmo de ingresos a prisión, el país tendrá a más de un millón de personas tras las rejas en 2022.

La presentación del informe ha coincidido con una fuerte polémica desatada por una propuesta de partidos de oposición, que pretende reducir la edad de responsabilidad penal de 16 a 18 años, a fin de reforzar el combate a la delincuencia juvenil.

La propuesta, que también cuenta con apoyo de algunas formaciones de la base oficialista, es rechazada por el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y otros grupos de izquierda, para los cuales ese posible cambio no reducirá las tasas de inseguridad en el país y dificultará la recuperación de los menores que incurren en delitos.

El Gobierno, por su parte, sostiene que el sistema penitenciario nacional está dominado por bandas de delincuentes con las que, en caso de aprobarse la reducción de la edad de responsabilidad penal, deberán convivir los adolescentes infractores.

El ministro Cardozo afirmó la semana pasada que las cárceles brasileñas son "verdaderas escuelas del crimen" y propuso como alternativa aumentar el tiempo de reclusión de los adolescentes que cometen crímenes graves y, al mismo tiempo, duplicar las penas de los adultos que capten a menores de edad para cometer delitos.

Sin embargo, la propuesta ya ha sido aprobada en una comisión especial del Congreso que analizó el asunto y ahora depende de dos votaciones en el pleno de la Cámara de Diputados y otra en el Senado para ser aprobada.

Este lunes, la firma Datafolha publicó una encuesta según la cual el 87 % de los brasileños respalda la reducción de la edad penal, frente a un 11 % que se declaró en contra de esa alteración de las normas constitucionales. EFE