¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

McHale dijo que el ataque decidió y Rivers admitió superioridad de Rockets

El entrenador de los Rockets de Houston, Kevin McHale, se mostró feliz por la clasificación que lograron a las finales de la Conferencia Oeste al vencer por 113-100 a Los Ángeles Clippers en el séptimo y decisivo partido y dijo que la clave había estado en el ataque de forma permanente.

Houston (EEUU), 17 may (EFE).- El entrenador de los Rockets de Houston, Kevin McHale, se mostró feliz por la clasificación que lograron a las finales de la Conferencia Oeste al vencer por 113-100 a Los Ángeles Clippers en el séptimo y decisivo partido y dijo que la clave había estado en el ataque de forma permanente.

"Nunca paramos de atacar y además James (Harden) estuvo fantástico con 31 puntos, incluidos algunos decisivos desde la línea de personal, además de las asistencias que hizo en la primera parte para que Trevor (Ariza) anotase triples que también nos ayudaron", explicó McHale en la rueda de prensa posterior al partido.

"Sin olvidar el doble-doble de Dwight Howard (16 tantos y 15 rebotes). Todo el equipo hizo una gran labor".

McHale reconoció que los Clippers nunca se dieron por vencidos y en determinados momentos consiguieron sacarlos de su ritmo, pero al final siempre respondieron de forma positiva con las acciones ofensivas.

"Creo que ganar el séptimo partido ha sido una compensación maravillosa a lo que logramos en el sexto cuando en el cuarto alcanzamos un parcial de 40-15 que nos permitió seguir en la lucha por estar en las finales", valoró McHale.

"Lo más importante es que hemos sido un equipo completamente diferente del que perdió el primer partido al que ha conseguido el pase a las finales".

Por su parte, el entrenador de los Clippers, Doc Rivers, reconoció que su equipo fue dominado por los Rockets y los destruyeron porque mentalmente nunca estuvieron preparados a la hora de superar la presión del séptimo partido.

"No trabajamos bien ese apartado y la mejor demostración fue el ver cómo permitimos que desde el inicio tuviesen una ventaja cómoda en el marcador", valoró Rivers. "Puede ceder tres puntos, pero más de 10 al equipo local y en un partido decisivo no es lo más conveniente".

Rivers también reconoció que dentro del equipo hubo ansiedad, que todos querían conseguir la victoria, pero trabajaron cada uno por su cuenta y eso al final no resultó.

"Lo primero es encomiable porque se nota el espíritu de lucha de cada uno, pero como quedó demostrado que si no piensas como equipo al final lo pagas y eso ha sido lo que ha sucedido", destacó Rivers. "Sin embargo, hay que darle crédito a los Rockets, que cambiaron la serie a partir del quinto partido cuando creyeron en sí mismos y salvar la eliminación".

Rivers dijo que a su equipo le sucedió todo lo contrario, perdió la confianza y aunque el sexto partido lo tenía ganado al final fue menos ambicioso que los Rockets y lo pagó con la eliminación. EFE

Cargando