¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Esperan a Ban Ki-moon donde EEUU tenía cuarteles y Panamá cultiva el saber

En el edificio 104 de la Ciudad del Saber (CdS), que alojó el centro de mando del Comando Sur de EEUU y que conserva unas impresionantes vistas a las esclusas de Miraflores del Canal de Panamá, esperan recibir al secretario de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, con motivo de la VII Cumbre de las Américas.

Iñaki Estívaliz

Panamá, 9 abr (EFE).- En el edificio 104 de la Ciudad del Saber (CdS), que alojó el centro de mando del Comando Sur de EEUU y que conserva unas impresionantes vistas a las esclusas de Miraflores del Canal de Panamá, esperan recibir al secretario de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, con motivo de la VII Cumbre de las Américas.

"Como panameños nos llena de orgullo" la visita de Ban "y que pueda ver sobre el terreno cómo ha florecido en este lugar el más importante centro de cooperación internacional de todo el hemisferio, donde antes desfilaban soldados estadounidenses", dijo hoy a Efe el presidente de la Fundación CdS, Jorge Arosamena.

Ban llegó hoy a Panamá para participar como observador en la VII Cumbre de las Américas y celebrará mañana en la CdS, cuya administración espera tener la oportunidad de hacerle un reconocimiento, una reunión a puerta cerrada con 700 funcionarios de la ONU.

Esta será la segunda ocasión que Ban visita la CdS, que hoy alberga 26 oficinas del Sistema de Naciones Unidas, después de que lo hiciera en 2007 cuando la ONU declaró a Panamá como Centro Regional.

Esta nueva visita "pone de relieve la importancia del servicio que presta nuestro país a Latinoamérica" y la CdS "como una plataforma integral de gestión del conocimiento en la que convergen los actores de la cooperación internacional para el desarrollo con los sectores académicos, humanísticos, culturales, científicos y empresariales".

La historia del edificio 104, donde Arosamena tiene su oficina, está ligada a las cumbres de las Américas desde la primera que se celebró en Miami, EEUU, en 1994.

Algunos panameños lúcidos habían decidido ya entonces convertir ese edificio desde donde se planificaron invasiones y golpes de estado, y sus terrenos aledaños, en foco de conocimiento y cultura, ciencia e innovación, biociencia y emprendimiento.

En aquella primera Cumbre, el entonces presidente panameño, Ernesto Pérez Balladares, instó a que EEUU devolviera los terrenos e infraestructuras militares para transformarlos "en centros de educación superior para la paz, cambiando la presencia de soldados por la de estudiantes y profesores".

En las 120 hectáreas de espacios militares que ocupa la Ciudad del Saber hoy florece un conocimiento inspirado en la Grecia clásica, socrática, según Arosamena, pero con tecnología punta.

En esta ciudad desarmada y sin controles de acceso, 35 centros académicos realizan actividades en lo que fueron antiguos barracones, 90 empresas innovan en laboratorios de vanguardia y 24 organizaciones no gubernamentales internacionales tienen sus sedes regionales.

Los más modernos simuladores de vuelo civiles de Centroamérica, de la Aerolínea Copa, están en la CdS.

Los nuevos edificios y espacios de recreo se deben construir siguiendo los más exigentes estándares de compromiso con el medio ambiente y se promociona la interacción entre los "ciudadanos" para multiplicar las sinergias entre los distintos "actores".

Por la ventana de la oficina de Arosamena, en el edificio 104, pasa un camión; a pocos metros se desplaza un tren de carga; y a poca distancia cruza un carguero transatlántico.

"Exactamente aquí -explicó a Efe Arosamena-. En estas instalaciones -sonríe para rebajar gravedad a sus palabras- no en esta oficina, en el conjunto -respira hondo- se programaron muchas intervenciones militares de EEUU, incluida la propia invasión de Panamá, que fue dirigida desde acá arriba, en este edificio".

El 20 de diciembre de 1989 EEUU llevó a cabo la Operación Causa Justa con la intención de detener al general gobernante Manuel Antonio Noriega acusado de narcotráfico, pero que implicó la invasión de Panamá con 26.000 soldados de elite. Los panameños todavía no han contado a sus muertos.

Las calles de la CdS recuerdan a otros muertos, pues llevan por nombre los de los mártires de enero de 1964. Al menos 21 panameños murieron por la represión de soldados de EEUU cuando un grupo de estudiantes trató de izar la bandera de Panamá en la estadounidense "zona del Canal".

El incidente desembocó en una nueva negociación de los tratados de administración del Canal que acabó con la entrega de la vía y sus terrenos aledaños a Panamá en 1999.

"Aquí honramos a los mártires de enero del 64. De no haber habido enero del 64 no hubiera habido tratados, ni hubiera habido Ciudad del Saber ni muchas otras cosas. Yo soy de la generación que nos tocó como estudiantes", dice con un orgullo triste Arosamena.

Recuerda que Panamá se independizó de España en 1821 y se unió a la Gran Colombia.

"Nos separamos de Colombia en 1903", pero "a los pocos días" se firmaron los tratados que "mancillaron nuestro territorio" y constituyeron "un estado dentro de otro estado (...) del que estábamos excluidos los panameños", afirmó sin dudar Arosamena.

El fundador de la Ciudad del Saber asegura que Panamá no obtuvo su soberanía plena hasta el 31 de diciembre de 1999, cuando "por primera vez tuvimos pleno control de todo nuestro territorio".

Entonces pudo cobrar forma "esta apuesta por el conocimiento" para "responder a los grandes retos del Siglo XXI".

En la Ciudad del Saber hoy se respira paz, pero al pasar por el edificio 104 un nuevo visitante, si va acompañado, le recordarán que "desde allí se organizó el asedio a Allende", en referencia el presidente chileno Salvador Allende que murió en el Palacio de la Moneda el 11 de septiembre de 1973. EFE

ie/av

Cargando