¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Termine el día bien informado con las 5 de CaracolLas noticias más importantes del día en Caracol Radio

Pueblo chino escribe al primer ministro holandés para pedir retorno de momia

Los habitantes del pueblo chino donde una estatua de Buda con un monje momificado dentro fue robada en 1995 y ha reaparecido en una exposición en Europa han enviado una carta al primer ministro de Holanda para pedir la devolución de esta reliquia de mil años de historia, informó la prensa oficial.

Pekín, 30 mar (EFE).- Los habitantes del pueblo chino donde una estatua de Buda con un monje momificado dentro fue robada en 1995 y ha reaparecido en una exposición en Europa han enviado una carta al primer ministro de Holanda para pedir la devolución de esta reliquia de mil años de historia, informó la prensa oficial.

Cientos de vecinos de la localidad de Yangchun, en la provincia suroriental de Fujian, suscriben la carta enviada al primer ministro Mark Rutte, que también firman asociaciones de emigrantes chinos, según la agencia oficial Xinhua.

"El Buda es nuestro dios y hemos tenido fe en él durante siglos. Es parte importante de nuestra vida, y esperamos que regrese pronto", señala la misiva, que será entregada a las autoridades holandesas a través de la Embajada china en ese país.

La estatua de la discordia, que forma parte del Drents Museum de la ciudad holandesa de Assen, es propiedad de un coleccionista privado de ese país, aunque los habitantes de Yangchun sospechan que es la que fue robada en el templo de la localidad en 1995.

La estatua fue prestada temporalmente para una exposición sobre momias de todo el mundo en el Museo de Historia Natural de Hungría, en Budapest, y este mes de marzo, tras circular fotos de la muestra húngara en las redes sociales chinas, los vecinos de Yangchun denunciaron que ése era su Buda perdido hace 20 años.

A raíz del revuelo causado en China por la denuncia, el coleccionista holandés, que por ahora permanece en el anonimato, ha prometido devolver a Yangchun la estatua si se verifica que es la robada, aunque aseguró que él tiene pruebas de que la figura estaba ya en sus manos antes de 1995, según informaron el pasado jueves varios medios de Bruselas.

También ha advertido de que en caso de devolver la estatua, por la que pagó en su día el equivalente a 18.000 euros actuales (19.600 dólares), se negaría a que ésta pasara a manos de un museo estatal chino.

Por ahora, la estatua se ha retirado temporalmente de la exposición en Budapest y ha devuelto al Drents Museum, a la espera de una resolución del conflicto.

Según los archivos históricos de Yangchun, la momia pertenece a Zhanggong Zhushi, un monje de la antigüedad que se hizo famoso en la zona por su labor como maestro de las enseñanzas budistas y médicas.

El monje murió a los 37 años, su cuerpo fue momificado en posición sentada y se colocó dentro de una estatua de buda durante la dinastía Song (960-1279), y desde esa época hasta su robo en 1995 la imagen fue muy venerada por los feligreses de Yangchun.

Los cuidadores del templo todavía conservan gorros y ropajes con los que la estatua era vestida hasta su robo. EFE

Cargando