¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Mexicano pasa 22 años encarcelado por crímenes confesados bajo tortura

Alfonso Martín del Campo confesó, bajo tortura, haber matado a puñaladas a su hermana y su cuñado, crímenes por los que fue condenado a medio siglo de cárcel, una pena que terminó hoy por órdenes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tras casi 23 años de reclusión.

México 19 mar (EFE).- Alfonso Martín del Campo confesó, bajo tortura, haber matado a puñaladas a su hermana y su cuñado, crímenes por los que fue condenado a medio siglo de cárcel, una pena que terminó hoy por órdenes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tras casi 23 años de reclusión.

Fuentes judiciales confirmaron a Efe que Martín del Campo recuperó su libertad poco antes de esta madrugada, después de que la Primera Sala de la SCJN ordenara ayer "su inmediata liberación" al concluir que fue objeto de tortura.

En su fallo no se pronunció sobre la inocencia o culpabilidad de Martín del Campo, pero sí aseguró que fue torturado para obtener su confesión del asesinato de su hermana y cuñado, sin que hubiera más pruebas en el proceso penal que lo inculparan.

Del Campo se encontraba en un centro penitenciario de Pachuca, en el central estado de Hidalgo, donde tenía que cumplir una sentencia de 50 años, de los que cumplió 22 años y 10 meses.

Esta liberación fue celebrada hoy por la organización Amnistía Internacional (AI), quien expuso en un comunicado que el mexicano obtuvo justicia y que la "decisión revierte especial importancia en el contexto actual por el que atraviesa México, en el que ha sido documentada una situación generalizada de tortura y malos tratos".

La sentencia es una "prueba de la urgencia de abordar el tema de la tortura como un flagelo generalizado dentro del sistema de justicia", como lo señaló recientemente el relator especial de la ONU sobre la tortura, Juan Méndez, añadió AI tras reconocer el compromiso de la SCJN "con la protección de los derechos humanos".

La organización indicó que Martín del Campo fue detenido arbitrariamente el 30 de mayo de 1992 en el Distrito Federal y sometido a golpes, asfixia y amenazas por agentes de la fiscalía capitalina.

Años más tarde, un agente de la policía confesó haberlo torturado junto con otros policías, pero las autoridades ignoraron esta y otras pruebas, incluyendo peritajes médicos, que indicaban que fue torturado, afirmó.

Según la agrupación defensora de los derechos humanos, este caso "es emblemático porque evidencia las múltiples falencias dentro del sistema de justicia penal en México que permiten que las detenciones arbitrarias y las pruebas obtenidas bajo tortura generen aún más injusticias".

Tras recordar que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU documentaron la tortura contra Martín del Campo, Amnistía llamó a la fiscalía capitalina a dar con los responsables del doble homicidio y a otorgar una reparación integral del daño a la víctima.

Pese a las celebraciones de esta liberación, la hija del matrimonio asesinado, María Fernanda Zamudio, aseguró hoy que su tío es culpable de la muerte de sus padres en mayo de 1992 y que ella vio, cuando tenía sólo cuatro años, cómo los asesinó a puñaladas.

"Yo lo vi, yo vi cómo estaba atacando a mi mama, tenía 4 años, yo presencié cómo, era él, era chacho, porque así le decíamos, era chacho el que estaba atacando a mi mamá y ningún dictamen a mí me va a decir eso", señaló en una entrevista radiofónica en la que aseguró que él "nunca va a poder ser libre de su conciencia".

La joven dijo sentir miedo por lo que su tío les pueda hacer a ella y a sus hermanas y responsabilizó a los jueces de la SCJN de cualquier cosa que pueda pasarles.

"Mis hermanas y yo estamos conmocionadas con mi familia, es profundamente triste ver cómo en este país, aunque hayamos metido muchas pruebas, aunque hicimos muchísimas cosas, no tuvimos justicia", afirmó.

Según aseguró, en el proceso de reconocimiento de inocencia metieron tres dictámenes en donde se concluía que no había habido tortura y estos "no los tomaron en cuenta". EFE

Cargando