¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

México prevé ajustar su política monetaria para atajar la volatilidad

Las autoridades mexicanas tienen un plan de acción para enfrentar la volatilidad de los mercados financieros internacionales, que prevé intervenir el mercado cambiario y ajustar la política monetaria, informó hoy el gobernador del banco central, Agustín Carstens.

Acapulco (México), 19 mar (EFE).- Las autoridades mexicanas tienen un plan de acción para enfrentar la volatilidad de los mercados financieros internacionales, que prevé intervenir el mercado cambiario y ajustar la política monetaria, informó hoy el gobernador del banco central, Agustín Carstens.

Durante su participación en la sesión inaugural de la LXXVIII Convención Bancaria en el puerto de Acapulco, Carstens citó entre las causas de la volatilidad de los meses recientes "una disminución significativa de los precios internacionales del petróleo" y la persistente debilidad de la actividad económica global.

No obstante, añadió, "el factor que más ha contribuido a dicha volatilidad ha sido la expectativa de que la Reserva Federal de Estados Unidos comience a aumentar en algún momento de 2015 su tasa de interés de referencia a partir de su nivel actual históricamente bajo".

En un mensaje emitido el miércoles, la Reserva Federal (Fed, banco central de EE.UU.) insinuó que se apresta a elevar las tasas, que se encuentran entre 0 y 0,25 % desde 2008.

Las próximas reuniones de la Fed están previstas para abril y junio. No obstante, la nota del organismo aseguró explícitamente que ve "improbable" que el encarecimiento del dinero se produzca en abril, por lo que este quedaría postergado como pronto para junio.

El titular del Banco de México explicó que cuando la Fed bajó su tasa de referencia para facilitar el saneamiento de las finanzas estadounidenses, "se generaron grandes incentivos para que capitales de dicho país fluyeran a otros que ofrecieran un mayor rendimiento".

"México ha sido, sin duda, receptor de parte de dichos capitales, lo que en su momento se reflejó en una apreciación de la moneda nacional, en una reducción de las tasas de interés internas y en cierta acumulación de reservas internacionales", apuntó.

Por ello, dijo, no sorprende que la perspectiva de una reversión de la política monetaria de la Fed, aunada a "la caída del precio del petróleo", se haya reflejado en una depreciación de la moneda nacional, el peso, frente al dólar. En los últimos dos meses, el peso mexicano se ha depreciado más de 5 % al pasar de 14,59 a las 15,39 unidades por dólar.

Al no ser sorpresiva esta etapa de volatilidad, "sería de esperarse que las autoridades tuvieran un plan de acción previsto; éste es el caso", aseguró Carstens.

"En materia monetaria y cambiaria las líneas de defensa son las siguientes: permitir que la absorción de desequilibrios o perturbaciones se lleve a cabo principalmente a través de ajustes de mercado, del tipo de cambio y de las tasas de interés, pues normalmente estas variaciones son estabilizadoras", expuso.

Sin embargo, añadió, "ante la ausencia de liquidez adecuada en el mercado cambiario o ante la presencia de un comportamiento errático del tipo de cambio, procede intervenir en dicho mercado, de preferencia a través de mecanismos transparentes y basados en reglas".

Argumentó que la acumulación de reservas internacionales "brinda los suficientes grados de libertad para actuar de esta manera", a lo que se suma una línea de crédito flexible del Fondo Monetario Internacional (FMI) por cerca de 75.000 millones de dólares.

"Por último, la Junta de Gobierno del Banco de México podría ajustar su postura monetaria mediante aumentos en el objetivo de la Tasa de Interés Interbancaria a un día", abundó.

Finalmente, señaló que el previsto movimiento de la Fed tendría lugar en respuesta a una percepción más favorable de la evolución de la economía de EE.UU., "lo que sería un fuerte aliciente para la economía mexicana".

"En particular, nuestras exportaciones al vecino país del norte se verían estimuladas, lo que sin duda traería consigo un mayor crecimiento económico", destacó.

Previamente, líderes de la banca mexicana minimizaron el potencial efecto de las tasas en EE.UU.. El gran debate en ese país "es entre si (las tasas aumentan a) 0,25 o 0,50 %. Y mientras eso se define, vamos a tener la volatilidad", dijo Ernesto Torres Cantú, vicepresidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

A esos niveles de incremento "realmente el impacto sobre las tasas de interés en México es muy menor y definitivamente no afectaría nuestras proyecciones de incremento de crédito para el año que entra", añadió.

En la sesión de mañana están programadas las participaciones de Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Ben Bernanke, expresidente de la Fed (2006-2014) y del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, quien cerrará el evento. EFE

msc/pmc/cav

Cargando