Escuche ahora

6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Los sindicatos brasileños protestan contra recortes anunciados por Rousseff

Los sindicatos de Brasil protestaron hoy en una decena de ciudades contra los recortes de subsidios laborales anunciados por la presidenta Dilma Rousseff dentro del plan de ajustes fiscales previsto para su segundo mandato.

Río de Janeiro, 28 ene (EFE).- Los sindicatos de Brasil protestaron hoy en una decena de ciudades contra los recortes de subsidios laborales anunciados por la presidenta Dilma Rousseff dentro del plan de ajustes fiscales previsto para su segundo mandato.

La principal concentración se registró en Sao Paulo, donde cerca de 10.000 trabajadores, según los organizadores, y un millar, según la Policía, se manifestaron por varias avenidas del centro de la mayor ciudad del país.

También hubo concentraciones en varias ciudades del cinturón industrial de Sao Paulo, en Brasilia y en al menos otras ocho capitales regionales del país.

Las protestas fueron convocadas por seis grandes sindicatos, incluyendo la Central Única de los Trabajadores (CUT), la mayor del país y que está vinculada al Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff.

Los trabajadores exigen que Rousseff dé marcha atrás en su decisión de cambiar las reglas para el pago de determinados subsidios por desempleo, enfermedad y pensiones por fallecimiento, con las que el Gobierno pretende ahorrar 18.000 millones de reales (unos 7.000 millones de dólares) por año.

Entre las medidas anunciadas, se amplió de seis a 18 meses el tiempo mínimo que un trabajador tiene que permanecer empleado para recibir el subsidio por desempleo.

El diputado opositor Paulo Pereira da Silva, presidente del sindicato Fuerza Sindical, afirmó en Sao Paulo que debido a las nuevas medidas "el 60 % de los despedidos no podrá recibir el subsidio de desempleo".

El secretario general de la CUT, Sergio Nobre, equiparó los recortes anunciados por Rousseff con las medidas de austeridad aplicadas en Europa desde 2008 y sostuvo que "si esa agenda funcionara, la crisis ya habría terminado hace tiempo".

Este martes Rousseff defendió la necesidad de reducir estos subsidios y pensiones, negó que se trate de un recorte de derechos y calificó las medidas como "de carácter correctivo" para ajustar la previsión social "a las nuevas condiciones socioeconómicas del país".

"Los derechos laborales son intocables y no será nuestro Gobierno, un Gobierno de los trabajadores, el que los revocará", afirmó Rousseff en un discurso ante su gabinete de ministros.

En Río de Janeiro, donde protestaron cerca de 200 trabajadores, el presidente del sindicato de la construcción civil de Duque de Caxias, Josimar Campos de Souza, desafió a Rousseff y a los 513 diputados a que "renuncien a su salario" para ahorrar, en lugar de cortar derechos laborales.

Los sindicatos afirmaron que serán recibidos por Rousseff en Sao Paulo en una audiencia el próximo martes, cuando reiterarán sus reivindicaciones. EFE

mp/cm/iu