¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

China pide a Turquía mayor cooperación para acabar con violencia en Xinjiang

China ha pedido a Turquía mayor cooperación para acabar con lo que considera terrorismo islámico en la región autónoma noroccidental de Xinjiang, donde la violencia se incrementó los últimos años con más de 200 muertos en 2014, publica hoy la prensa oficial.

Pekín, 27 ene (EFE).- China ha pedido a Turquía mayor cooperación para acabar con lo que considera terrorismo islámico en la región autónoma noroccidental de Xinjiang, donde la violencia se incrementó los últimos años con más de 200 muertos en 2014, publica hoy la prensa oficial.

En un encuentro con el jefe de la Policía Nacional turca, Mehmet Celalettin Lekesiz, el ministro de Seguridad Pública de China, Guo Shengkun, aseguró que "las células terroristas como el Movimiento del Turkestán Oriental ha tenido consecuencias muy serias en la estabilidad social y la seguridad de la gente de ambas naciones".

Las autoridades chinas vinculan tradicionalmente los actos de violencia en Xinjiang, hogar de comunidades de religión musulmana emparentadas con pueblos de Asia Central como los uigures, con grupos islamistas que pretenden establecer el Estado independiente del Turkestán Oriental.

El Gobierno atribuye al terrorismo cada uno de los incidentes de violencia que se suceden en la región, mientras la comunidad de uigures en el exilio -los únicos que se atreven a hablar sin miedo a represalias- defiende que los enfrentamientos son fruto de la represión a la que ha sido y es sometida esta minoría en esta zona por parte de las autoridades.

En este contexto, China pidió a Turquía "estrechar la cooperación antiterrorista" y combatir "el contrabando de personas".

El ministro de Seguridad Pública chino sugirió que ambos países "deben utilizar sus plataformas cooperativas", incluido, comentó, un grupo de trabajo conjunto, para mejorar la cooperación bilateral.

El responsable turco, por su parte y según los medios oficiales, manifestó la oposición de su país "a cualquier forma de terrorismo" y se mostró dispuesto a trabajar con China en este área.

China ha asegurado en numerosas ocasiones que tiene evidencias de que el "terrorismo interno" cuenta con influencias externas, y ha relacionado el Movimiento del Turkestán Oriental con grupos como Al Qaeda.

Ante la falta de transparencia -la información sobre la violencia siempre es muy limitada y es proporcionada por la prensa oficial, ya que China limita el acceso a Xinjiang-, diversas organizaciones internacionales y países han pedido más claridad en estos asuntos al Gobierno chino, que respondió a estas acusaciones criticando el "doble rasero" con el terrorismo de estos actores.

Tras el incremento de los incidentes no sólo en Xinjiang sino también de forma inédita en otros puntos de China, el Gobierno impulsó una campaña antiterrorista que tan sólo en 2014 llevó a que se emitieran decenas de penas de muerte contra supuestos terroristas locales. EFE

Cargando