¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Australia pide a inmigrantes detenidos en Papúa que abandonen su protesta

El ministro australiano de Inmigración, Peter Dutton, pidió hoy a los solicitantes de asilo que protestan por el trato recibido en el centro de detención en la isla de Manus, en el norte de Papúa Nueva Guinea, que dejen de cometer acciones autolesivas y admitió que la situación es volátil.

Sídney (Australia), 16 ene (EFE).- El ministro australiano de Inmigración, Peter Dutton, pidió hoy a los solicitantes de asilo que protestan por el trato recibido en el centro de detención en la isla de Manus, en el norte de Papúa Nueva Guinea, que dejen de cometer acciones autolesivas y admitió que la situación es volátil.

"Me preocupa el desarrollo de los hechos en las últimas 24 horas. Me preocupa lo que me han dicho hace poco. La situación es volátil y no hay duda de ello", señaló Dutton a los medios.

Según las organizaciones garantes de derechos de los refugiados, unos 300 solicitante de asilo se encuentran en huelga de hambre desde hace varios días, cerca de 40 se han cosido los labios, cuatro han ingerido detergente y dos han tragado cuchillas de afeitar en este centro para inmigrantes, según la agencia local AAP.

La protesta se inició cuando las autoridades australianas de Inmigración amenazaron con trasladar la próxima semana a 50 de los reclusos a un lugar fuera de las instalaciones que ofrecía pocas condiciones de seguridad, indica la Coalición de Acción para los Refugiados.

El portavoz del organismo, Ian Rintoul, señaló que ese lugar no es seguro y que el gobierno papuano no tiene intenciones de reforzar la seguridad en los asentamientos destinados para inmigrantes de este país.

Se trata de la mayor protesta desde el motín que en febrero del año pasado se saldó con la muerte de un joven iraní recluido en Manus.

Australia comenzó a principios de siglo una política consistente en detener en alta mar a inmigrantes indocumentados que intentaban alcanzar las costas australianas y enviarlos a centros en terceros países, para que tramiten desde allí sus peticiones de asilo.

Esta política ha sido criticada repetidas veces por la ONU y organizaciones como Amnistía Internacional.

Muchos de los inmigrantes que viajan hasta Australia han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros que han escapado de la discriminación o de la condición de apátridas como las minorías rohingya, de Birmania, o bidun, de la región del Golfo. EFE

Cargando