¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Martelly promete elecciones "lo antes posible" en medio de la crisis política

El presidente haitiano, Michel Martelly, prometió hoy hacer "todo lo posible" para que se puedan celebrar elecciones "lo antes posible", en medio de la crisis política que atraviesa el país y que se agravado con la disolución del Parlamento y el llamado opositor a movilizaciones callejeras.

Puerto Príncipe, 15 ene (EFE).- El presidente haitiano, Michel Martelly, prometió hoy hacer "todo lo posible" para que se puedan celebrar elecciones "lo antes posible", en medio de la crisis política que atraviesa el país y que se agravado con la disolución del Parlamento y el llamado opositor a movilizaciones callejeras.

A través de su cuenta oficial de Twitter, Martelly se comprometió a que dichos comicios sean "inclusivos, libres y democráticos", en la misma línea de una reconfiguración del Gobierno prometida este miércoles por el primer ministro designado, Evans Paul.

Las declaraciones del mandatario llegan luego de que varios sectores opositores aseguraran que continuarán organizando manifestaciones en las calles del país caribeño hasta que el líder haitiano abandone el poder, aunque otros partidos de la oposición moderada y grupos pro-gubernamentales advirtieron que una salida anticipada de Martelly podría resultar en un caos político.

"Estamos decididos a derrocar a Martelly, quien es hoy el mal más grande del país", dijo a EFE Assad Volcy, uno de los organizadores de las protestas callejeras.

El Gobierno y partidos de oposición no pudieron concretar un acuerdo firmado a finales de diciembre pasado que permitiría al Parlamento mantenerse activo, conocer el programa del primer ministro designado e introducir cambios en la ley electoral, entre otros puntos.

Los acuerdos firmados en diciembre pasado por los tres poderes del Estado y grupos opositores procuraban prolongar los mandatos de los diputados hasta el 24 de abril y de los senadores hasta el 9 de septiembre, además de aprobar enmiendas a la ley electoral.

Sin embargo, el primer intento de sancionar lo pactado fracasó el cinco de enero pasado cuando la Asamblea Nacional no pudo reunir el quórum necesario para abordar los asuntos del acuerdo, entre los que estaba la ratificación de la política estratégica del primer ministro.

Los propios acuerdos establecían el 12 de enero como la fecha tope para su aprobación, porque de lo contrario quedaban anulados y el Parlamento disuelto.

La crisis que enfrenta la nación caribeña ha tenido también una fuerte repercusión internacional, luego de que este miércoles la Organización de Estados Americanos (OEA) expresara su apoyo al presidente Martelly.

En esa línea, el Gobierno uruguayo dijo hoy que no va a haber un retiro inmediato de los militares de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah) y que la decisión se tomará en función de cómo evolucione la "crisis política" y de los acuerdos y garantías democráticas que tomen para resolverla.

"Lo que estamos haciendo es un seguimiento muy cercano de la situación y de la evolución misma se verán las decisiones que tomemos", explicó hoy desde Montevideo el canciller uruguayo, Luis Almagro.

Analistas creen que 2015 va a determinar si Haití sigue avanzando en los progresos ya iniciados o si se va a precipitar hacia el caos, circunstancia que traería consigo un incremento aún mayor de la pobreza, la desesperación ciudadana, la injusticia social, el desempleo y el estancamiento económico.

"Si la situación política y socioeconómica actual no se maneja adecuadamente, la violencia política podría convertirse en parte del escenario", dijo a Efe el politólogo Gracien Jean, que vaticinó un año "muy difícil" y de "incertidumbre" social y política.

Desde la disolución del Parlamento hace tres días, el presidente haitiano, Michel Martelly, está facultado para gobernar por decreto, mientras Evans Paul ha tomado posesión de su cargo como primer ministro sin que el Senado y la Cámara de Diputados hayan podido debatir su nombramiento, que el presidente hizo en diciembre pasado.

La crispación social desatada se refleja en las manifestaciones ciudadanas que exigen en las calles la renuncia del gobernante haitiano.

"Ya hay algunos grupos que no excluyen la idea de tomar las armas en su determinación de imponer su punto de vista políticos", dijo Jean, en alusión a varios pistoleros encapuchados vistos en la ciudad norteña de Milot, que amenazaron con utilizar la fuerza contra el régimen de Martelly.

Por su parte, el economista Kesner Pharel, apuntó que la "situación espinosa" que afronta el país no es, en absoluto, "fruto es una coincidencia fatal". "Hemos provocado un seísmo político de los nuestros, tenemos un gobierno al que se le exige dimitir y las instituciones no están en su lugar", añadió.

"La incertidumbre política desalentará las inversiones. En realidad, la economía se está estancando y el año 2015 será más difícil que el año pasado", consideró Pharel, que en sus declaraciones a Efe instó a todos los sectores de la sociedad a hacer causa común con el presidente haitiano para afrontar la situación.

El presidente haitiano debe emitir una orden ejecutiva para facilitar la celebración de elecciones y renovar dos tercios del Senado, de 30 miembros, y de toda la cámara baja, acción que permitirá al Parlamento ser nuevamente funcional.

Asimismo, está prevista una votación presidencial el próximo octubre para elegir al sucesor de Martelly, cuyo mandato constitucional expira en febrero 2016. EFE

Cargando