¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Termine el día bien informado con las 5 de CaracolLas noticias más importantes del día en Caracol Radio

Marcha laboral deja en Perú 16 policías heridos y 20 civiles detenidos

Dieciséis policías resultaron heridos, uno de ellos de gravedad, y veinte civiles fueron detenidos durante la manifestación que reunió hoy a miles de personas en el centro histórico de Lima en rechazo a la ley laboral juvenil aprobada en diciembre pasado por el Gobierno peruano.

Lima, 15 ene (EFE).- Dieciséis policías resultaron heridos, uno de ellos de gravedad, y veinte civiles fueron detenidos durante la manifestación que reunió hoy a miles de personas en el centro histórico de Lima en rechazo a la ley laboral juvenil aprobada en diciembre pasado por el Gobierno peruano.

El ministro del Interior, Daniel Urresti, declaró a los periodistas que los enfrentamientos que se desataron durante la noche en el centro histórico de Lima fueron repelidos por los policías solo después de ser atacados con palos, piedras y pintura.

"Tenemos 16 policías heridos, uno con TEC (traumatismo cráneo encefálico) grave, hasta el momento no hay un solo civil (herido) reportado", señaló.

Urresti, que llegó hasta la Plaza San Martín, donde se produjeron los más violentos enfrentamientos, dijo que los agentes resultaron heridos porque "se les dio la orden de que vinieran sin armas."

Agregó que en la manifestación participaron unas 3.500 personas, muchas de las cuales pertenecían a centrales sindicales y que la Policía detuvo a unos 20 manifestantes.

El ministro acusó a la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), a la Confederación de Trabajadores (CTP) y al Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), una agrupación vinculada a Sendero Luminoso, de ser los causantes de la violencia.

La marcha, convocada por diferentes colectivos mediante las redes sociales, comenzó hacia las 17.00 hora local (22.00 GMT), cuando se encontraron diferentes piquetes que se habían concentrado previamente en el Campo de Marte, la Plaza San Martín, el Parque Universitario y la Plaza Dos de Mayo.

Los manifestantes protagonizaron una manifestación pacífica hasta llegar a la céntrica avenida Abancay, donde se encontraron con un numeroso contingente policial que les impidió el paso hacia las cercanías del Congreso.

A pesar de que la mayoría abogó por evitar un enfrentamiento, un grupo de personas insultó a policías y periodistas, al tiempo que arrojó pintura verde sobre los agentes.

Tras esto, las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos y chocaron con los manifestantes, muchos de lo cuales arrojaron restos de ladrillos que hirieron a los policías, según mostró la televisión local.

El enfrentamiento se concentró luego en la avenida Nicolás de Piérola y en la Plaza San Martín, la más importante de la ciudad, en la que se prendieron fogatas y continuaron los choques.

La marcha convocada contra la ley laboral juvenil también fue apoyada en diversas ciudades del país, como la selvática Iquitos, las andinas Cajamarca y Huancayo, y las costeñas Trujillo y Pisco, donde cientos de personas manifestaron de manera pacífica su rechazo a la norma.

La ley, aprobada en diciembre pasado, ha generado polémica en Perú porque se afirma que vulnera los derechos laborales de los jóvenes entre los 18 y 24 años.

La norma ofrece un salario mínimo y seguridad social para los jóvenes, pero reduce las vacaciones a 15 días, y no considera el pago de gratificaciones y compensación por tiempo de servicios.

El presidente de Perú, Ollanta Humala, defiende la ley y señala que busca reducir la informalidad laboral, que afecta a un millón de trabajadores en ese rango de edad e incentivar la capacitación de jóvenes sin formación profesional.

Las tres primeras movilizaciones, realizadas en diciembre pasado, también reunieron en Lima a miles de manifestantes, que marcharon hacia la sede del partido de Gobierno y hacia la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), a la que consideran beneficiada con la decisión.

Ante la ola de protestas, la Comisión Permanente del Congreso se reunirá el próximo 28 de enero para discutir la vigencia de esta ley, informó la presidenta del Parlamento, Ana María Solórzano. EFE.

dub/arm

Cargando