¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Escándalo por cena de Nochevieja de líderes durante la estampida de Shanghái

Las autoridades de Shanghái, capital económica de China, están investigando las acusaciones que acaba de publicar el prestigioso semanario "Caixin" sobre la cena de Año Nuevo que tuvieron los líderes del distrito de Huangpu, donde se produjo la estampida de la pasada Nochevieja que dejó 36 muertos.

Shanghái (China), 15 ene (EFE).- Las autoridades de Shanghái, capital económica de China, están investigando las acusaciones que acaba de publicar el prestigioso semanario "Caixin" sobre la cena de Año Nuevo que tuvieron los líderes del distrito de Huangpu, donde se produjo la estampida de la pasada Nochevieja que dejó 36 muertos.

Los familiardes y la población achacan al Gobierno local que no se tomaran las medidas oportunas para prever y gestionar mejor la cantidad de gente que se reunió para dar la bienvenida a 2015 en el lugar más famoso de la ciudad, por lo que no se evitó el accidente, que dejó 36 muertos y 49 heridos.

Las revelaciones de "Caixin" han echado más leña al fuego del escándalo, al conocerse que los responsables directos de la gestión del céntrico distrito de Huangpu, que comprende el corazón histórico de la ciudad, estuvieron cenando poco antes de la tragedia en un lujoso restaurante japonés en la misma avenida donde luego ocurrió.

Según anuncia hoy el diario oficial "Shanghai Daily", la comisión de inspección de la disciplina política Partido Comunista de China (PCCh) en Shanghái está investigando lo sucedido, con el agravante de coincidir con la campaña que está lanzando en todo el país el presidente Xi Jinping contra la corrupción y los gastos ostentosos.

El restaurante señalado por "Caixin" es Utsusemi ("La cigarra vacía"), un exclusivo local gestionado por una empresa pública del distrito, para el que es necesario reservar con cierta antelación y suele ayudar tener buenos contactos para conseguir una mesa, ya que todos los ingredientes se hacen llegar directamente desde Japón.

El restaurante está situado cerca de la zona conocida como el "Origen del Bund", frente a los antiguos muelles de Shiliupu, al sur del famoso malecón fluvial de Shanghái (conocido como el Bund), a orillas del río Huangpu, y apenas a un par de kilómetros del lugar donde se dio la tragedia, en el tramo más turístico del mismo Bund.

Precisamente este año se había suspendido un espectáculo de fuegos artificiales al aire libre junto al río en el Bund, por temor a las aglomeraciones, porque el año anterior las autoridades se vieron desbordadas por una masa de unas 300.000 personas en esa zona.

En su lugar, se organizó un espectáculo de pago, para el que era necesario tener entrada, en una explanada ajardinada que hay en ese lugar, el "Origen del Bund", al que todo hace pensar que pudieron acudir los responsables del distrito, cuya policía no esperaba las masas de otros años al haberse suspendido el espectáculo gratuito.

Allí se reunieron al menos decenas de miles de personas un año más, que no se resistieron al atractivo del lugar ni del mítico reloj británico de uno de sus históricos edificios coloniales, que desde hace décadas celebra las horas haciendo sonar con sus campanas la melodía maoísta "Dongfang hong" ("El oriente es rojo").

Un portavoz del organismo disciplinario del PCCh aseguró que cuando concluya la investigación sus conclusiones serán publicadas en detalle.

El pasado 1 de enero el alcalde de la ciudad, Yang Xiong, declaró que la tragedia había supuesto una "lección sangrienta" para la ciudad, que ha suspendido ya la celebración de su popular Festival de las Linternas (final del Año Nuevo Lunar chino), en febrero, en sus jardines históricos habituales.

Los centros comerciales de la ciudad, por su parte, están tomando medidas para controlar a las masas y garantizar la seguridad durante las principales vacaciones anuales del país, a mediados de febrero.

De los 49 heridos en la estampida, dos más han sido dados de alta y seis continúan ingresados, uno de ellos con daños de gravedad y otro aún en condiciones críticas. EFE

Cargando