Escuche ahora

A Vivir Que Son Dos Días

Andrés López


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Lluvia con granizo pone en alerta a Sao Paulo y niveles de los embalses suben

Una fuerte lluvia, la tercera consecutiva y la primera con granizo, puso hoy en estado de alerta a varios barrios de Sao Paulo, la mayor ciudad brasileña, que a su vez vio por segundo día subir el nivel en el mayor reservorio de agua del estado, gravemente afectado por la sequía en los últimos meses.

Sao Paulo, 25 dic (EFE).- Una fuerte lluvia, la tercera consecutiva y la primera con granizo, puso hoy en estado de alerta a varios barrios de Sao Paulo, la mayor ciudad brasileña, que a su vez vio por segundo día subir el nivel en el mayor reservorio de agua del estado, gravemente afectado por la sequía en los últimos meses.

El Centro de Gerencia de Emergencias (CGE) señaló que las lluvias de la tarde del jueves, después de una mañana calurosa y de altas temperaturas, afectó todas las regiones de la ciudad, con inundaciones y peligro de deslizamiento en barrios como Tucuruví, Vila María, Tatuapé, Penha, Mooca, Belem y Bras, entre otros.

Las tempestades de esta semana en el suroriental estado de Sao Paulo tienen desde el martes en emergencia a la ciudad de Sao Sebastiao, en el litoral paulista y donde se frustró el miércoles la fiesta de bienvenida al campeón mundial de surf, Gabriel Medina, oriundo de esa localidad.

Mientras los organismos de socorro intensifican sus labores de prevención y rescate, en particular por las caídas de árboles que han dejado hasta el momento una persona muerta, varias heridas y automóviles destruidos, el nivel de agua en el mayor embalse volvió a subir hoy.

El sistema Cantareira, que es responsable del abastecimiento de 6,5 millones de personas en la principal metrópoli del país, subió nuevamente hasta el 7,2 % con la lluvia del miércoles y se espera que aumente más el nivel con la tempestad de hoy.

Después de la primera tempestad de la semana, el martes, el embalse registró su primera recuperación tras ocho meses de evaporación del líquido.

El nivel de agua en las represas que componen el sistema está amenazado por la intensa y prolongada sequía que sufrió el sureste de Brasil este año.

Sao Paulo pasa su peor crisis hídrica desde 1930, con una sequía que disparó la alarma en todos sus reservorios y que obligó al Gobierno a estudiar hasta la posibilidad de un racionamiento en el suministro y a las autoridades locales a premiar la reducción del consumo con descuento en las cuentas y a multar por su desperdicio.

Como consecuencia de la sequía, que comenzó a agravarse desde abril, ciudades del interior del estado como Campinas e Itú afrontan situaciones extremas por la falta de suministro.

La sequía, que se extiende también a otras regiones del país, puede tener repercusiones en otros sectores de la infraestructura, como el suministro eléctrico. EFE