Escuche ahora

El Alargue


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

“Alternativa”, una revista de izquierda que cerró por las diferencias

Editores y periodistas se reunieron para recordar cómo nació la publicación que casi los lleva a la cárcel por pensar.

“Atreverse a pensar es empezar a luchar”, esa fue la frase de batalla que por seis años esgrimió la Revista Alternativa, que nació el 15 de febrero de 1974 con el impulso económico y la pluma de periodistas, políticos, sindicalistas que buscaban información independiente

La chiva periodística del primer número fue un artículo escrito por Gabriel García Márquez sobre “Chile, el golpe y los gringos”

Fue un artículo de cuatro páginas donde Gabo revelaba como Washington había estado detrás de los planes que llevaron al poder al general Augusto Pinochet y a la muerte al presidente Salvador Allende

Hoy 40 años después hay versiones encontradas sobre el papel de Gabo en la revista. Mientras Bernardo García, impulsor y director, recuerda que al ya famoso escritor le emocionó conocer el machote de la idea original y anunció un apoyo económico que nunca llegó, Enrique Santos aclara que a García Márquez ese borrador le pareció un boletín sindical, al que sin embargo le destinó parte de sus ahorros

Lo mismo ocurre sobre las razones que llevaron a la desaparición de Alternativa. Para Santos la razón de fondo giró alrededor de la crisis económica de una revista que se dio el lujo de vetar la pauta publicitaria, teoría que no comparte Hernando Corral, quien llegó al periodismo por su papel como dirigente sindical bancario

“El compañero”, como lo conocen en el gremio, aseguró que revista se acabó por razones políticas, porque “el establecimiento ya no daba más, estaba muy incómodo con Alternativa”

Aseguró que en el gobierno del entonces presidente Julio César Turbay, en plena aplicación del estatuto de seguridad, se decía que “Alternativa era el brazo desarmado de la subversión” y recordó que por el esposo de una amiga se enteró que el general Luis Carlos Camacho Leyva había pedido que los detuvieran. “Turbay paró la cosa. A García Márquez lo iban a detener”

En un conversatorio en el Archivo de Bogotá, al que asistieron lectores directos de la revista y uno que otro espontáneo que la conoció por herencia familiar, Enrique Santos recordó que García Márquez ponía en duda que una revista y menos de izquierda produjera resultados

Para Jaime Orlando Melo, otro colaborador de la publicación, el aporte de la Revista Alternativa se encerró en la esfera política, en la voz y en la representación que llegó a tener, al punto que logró acuerdos para apoyar el nombre de una candidato único, en ese momento el de Gerardo Molina

Antonio Caballero, quien fuera jefe de la publicación, recordó que tal vez ese era el mayor desgaste, porque en ese momento la izquierda estaba dividida y con posiciones tan radicales que además de difícil, se tardaba mucho tiempo en llegar a acuerdos.