¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Se cumple una semana de protestas sin vías de encontrar una solución

Las protestas democráticas de Hong Kong cumplen hoy una semana y viven una jornada clave para su continuidad después de los ataques que sufrieron ayer los manifestantes, y que causaron la ruptura del aún no iniciado diálogo con el gobierno.

Hong Kong, 4 oct (EFE).- Las protestas democráticas de Hong Kong cumplen hoy una semana y viven una jornada clave para su continuidad después de los ataques que sufrieron ayer los manifestantes, y que causaron la ruptura del aún no iniciado diálogo con el gobierno.

Los violentos incidentes ocurridos entre manifestantes a favor y en contra de las protestas se saldaron con 19 personas detenidas y 18 heridos, entre ellos seis policías.

Fuentes policiales señalaron que entre los detenidos había miembros pertenecientes a tríadas (nombre de las organizaciones mafiosas chinas), algo que muchos estudiantes habían denunciado a lo largo de las intensas horas que duraron los enfrentamientos.

La séptima jornada de protestas amanecía hoy con unos cerca de 600 manifestantes asentados en las inmediaciones de las oficinas del gobierno de Hong Kong.

En la zona de Mong Kok, donde en la tarde del viernes ocurrieron los principales altercados, unas 200 personas permanecían hoy en el campamento que volvió a instalarse pasadas las cuatro de la madrugada, según cifras de prensa local.

Los organizadores de la revuelta popular dieron marcha atrás en su decisión de abrir la vía del diálogo con el gobierno de Hong Kong después de los incidentes ocurridos en los tres distritos de la ciudad donde asientan su protesta desde el pasado lunes.

El gobierno y la policía recibieron fuertes críticas por su pasividad durante los enfrentamientos, al permitir la reapertura de algunas zonas de las calles tomadas por los manifestantes y dejando a estos indefensos ante una multitud de oponentes que trataban de echarles de la zonas y convirtiendo la escena de los enfrentamientos en un puro caos durante horas.

A su vez, la policía y el gobierno criticaron duramente a los manifestantes que ayer continuaban bloqueando los accesos a los edificios gubernamentales, obligando a paralizar la actividad laboral de 3.000 empleados de la administración.

Las por el momento frustradas negociaciones entre estudiantes y gobierno dejan aún más en el aire el cierre de esta crisis política, puesto que los manifestantes siguen pidiendo la dimisión del jefe del Ejecutivo Cy Leung.

Leung señaló en la víspera de su ultimátum dado por los estudiantes para que dimitiera el pasado jueves que no dejará el cargo, a la vez que llamó al diálogo con los organizadores de la masiva protesta en un intento, visto por manifestantes de la calle, de tratar de ganar tiempo y desgastar el movimiento pro democrático.

Mientras que el gobierno chino reiteró el viernes que no tiene intención de revisar la decisión adoptada por la Asamblea Popular Nacional de vetar la libre elección de candidatos a las elecciones de Hong Kong de 2017, decisión que ha generado la llamada "revolución de los paraguas", que pide una elecciones auténticamente democráticas en la antigua colonia británica.

Comercios y líneas de transporte afectados directamente por la acampadas pro democráticas continúan sin actividad por sexto día consecutivo y una de las semanas de mayor actividad comercial, coincidiendo con la fiesta china del Día Nacional que suele atraer a miles de ciudadanos chinos a Hong Kong.

Mientras que la bolsa de valores de Hong Kong, cerró la última sesión de esta convulsiva semana sumando un 0,57 por ciento. EFE

ifs/rcf/fg

Cargando