¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Liberan a destacado defensor de derechos humanos bareiní tras cumplir pena

El destacado defensor de derechos humanos bareiní Nabil Rajab fue hoy liberado tras haber cumplido la pena de dos años de cárcel que se le impuso por protestar contra el régimen, informaron familiares y abogados.

Manama, 24 may (EFE).- El destacado defensor de derechos humanos bareiní Nabil Rajab fue hoy liberado tras haber cumplido la pena de dos años de cárcel que se le impuso por protestar contra el régimen, informaron familiares y abogados.

Las autoridades retrasaron la liberación de Rajab, de 49 años, durante varias horas, aunque finalmente salió de la prisión de Jaw.

La Federación Internacional de Derechos Humanos mostró en un comunicado su satisfacción por su salida de la cárcel, pero criticó a las autoridades por no haberlo perdonado ni permitido que se beneficiase de una reducción de la pena, de acuerdo con la ley.

"Este es un ejemplo de la determinación de las autoridades de silenciar a cualquiera que denuncie violaciones de derechos humanos en Baréin", afirmó el presidente de la federación, Karim Lahidji.

La sentencia contra Rajab, que dirige organizaciones como el Centro de Baréin para los Derechos Humanos, había levantado la crítica de organismos internacionales y países occidentales como Estados Unidos y Reino Unido.

Rajab fue arrestado en mayo de 2012 cuando regresaba de un viaje al Líbano por un delito de difamación tras haber criticado en su cuenta de Twitter al primer ministro, Jalifa bin Salman al Jalifa, y al Ministerio de Interior por la represión de las manifestaciones.

Tras ser liberado, volvió a ser detenido en julio de ese año y sentenciado al mes siguiente a tres años de prisión por participar en tres protestas consideradas "ilegales".

Posteriormente, un tribunal redujo en seis meses la pena en dos de los casos que se le imputaban, pero confirmó la sentencia de un año en el tercero.

Su puesta en libertad coincide con un aumento de la tensión en las calles mientras la policía reforzó las medidas de seguridad en la isla de Sitra, al sur de la capital, Manama, donde se celebró el funeral de un menor que había sido disparado por la policía el pasado miércoles.

Los choques entre asistentes al funeral y fuerzas de seguridad estallaron cuando los primeros intentaron retirar las obstáculos colocados en las calles para evitar que llegaran al lugar más personas.

El reino bareiní, de mayoría chií pero gobernado por una monarquía suní, es escenario desde hace más de tres años de continuas protestas populares para pedir reformas políticas que han sido reprimidas por la fuerza por el régimen. EFE

Cargando