Escuche ahora

La Luciérnaga

Gustavo Gómez


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Nacional

Cumbre Nacional Agraria definirá este lunes si se convoca a nuevo paro

Campesinos, indígenas, líderes afros dialogan en Bogotá y exponen lo que consideran la situación crítica del campo.

Un rechazo total a las políticas que califican como ‘insuficientes' expresan cientos de campesinos que definen la posibilidad de convocar un nuevo paro nacional agrario, el cual no tiene relación alguna con la movilización de 30 mil personas que harán este lunes 17 de marzo

Francisco Aro, campesino de Tibú en Norte de Santander, dice estar en desacuerdo con la explotación petrolera que se hace en la región y que está afectado el municipio, “no tenemos carreteras, no tenemos agua, no tenemos luz; las palmeras (empresas palmicultoras) están acabando con el agua, haya se no está perdiendo el ganado, nosotros no encontramos dónde bañarnos porque no hay agua”, relató frente a la situación de la región

El señor Aro al destacar la posibilidad de que se les entregue una ‘tarjeta de crédito agraria´ como lo anunció el presidente Juan Manuel Santos, señaló que lo más conveniente sería “subsidiar los campesinos”

“Yo estaría de acuerdo que nos entreguen esa plata, pero subsidiada, subsidiar yo estaría de acuerdo, pero mientras tanto no”, manifestó

Por su parte, Yair Nuñez, cafetero de Nariño, señaló que aunque se le está entregando una compensación a través del subsidio de Protección al Ingreso al Cafetero (PIC), esta compensación no es segura porque está sujeta a los precios internacionales del grano

“Los precios buenos son muy cortos, pero los precios malos son demasiado largos y la problemática es que el gobierno no nos ha cumplido y por lo precios de los fertilizantes aún no hemos podido abonar y los créditos son muy altos”, afirmó

Para Miguel Antonio Anaya de la provincia de García Rovira en Santander, la problemática del campo se relaciona con el descuido del gobierno por décadas y la falta de una política agraria, y enfatizó que por ejemplo “una arroba de maíz vale 8000 mil pesos” que no le alcanzan para llevarle el sustento a su familia

El señor Anaya, es cultivador de maíz amarillo grande que se demora un año y con la venta de esos cultivos, solo le alcanza para pagar los obreros y mantener la familia “pero no son cultivos grandes y uno no puede sembrar más de media hectárea”

“Uno siembra por ejemplo media arroba de maíz que da por lo menos entre 20 y 25 y sacos”, señaló

El agricultor santandereano subrayó que infortunadamente al campesino le toca someterse a una filosofía sencilla y fundamental y es “que al campesino le toca vivir así y de adaptarse a cómo resuelvo, eso es general en toda Colombia”

Los más de cinco mil campesinos, indígenas, y dirigentes de comunidades negras coinciden en señalar que lo más importante debe ser el campo y el futuro de los campesinos que son quienes ‘cosechan y brindan el sustento a las grandes ciudades´.