Escuche ahora

El Fenómeno del Fútbol

Rafael Villegas y Iván Mejía y Hugo Illera y Diego Rueda


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Alejandro, el niño privilegiado que vio primero la Copa Mundo

Está en Bogotá la Copa Mundo que alzará uno de los 32 capitanes en el Mundial de Brasil 2014.

Cuando se despertó Fabricio Morales pensó que su día sería como de rutina, pero terminó siendo una de las jornadas inolvidables de su vida gracias a la sorpresa que se llevó al ver en puesto privilegiado la llegada de la Copa Mundo de la FIFA a Bogotá

Su premio fue mayor al tener a su hijo, Alejandro, a su lado y en primera fila para presenciar lo que hasta ese entonces fue un momento exclusivo

Morales decidió llevar a su hijo a su trabajo porque en la casa ningún mayor de edad se quedaría. “La señora que lo cuida llamó y dijo que no podía ir hoy”, dijo, pero igual esta no era la primera vez que hacían jornada papá e hijo juntos

Después de las 9:00 de la mañana, Morales se dio cuenta de que en el hangar Simón Bolívar había movimiento extra, fuera de rutina. Se enteró de que ahí, cerca de su punto de trabajo parquearía el avión que transporta la Copa Mundo

El cronograma indicaba que a las 10:30 a.m. el avión tocaría la pista de El Dorado. La logística de Coca Cola preparó un tapete rojo y un lugar para reporteros justo para cuando se abriera la puerta del avión y descendiera la delegación de FIFA que transporta la Copa

Un invitado de lujo llegó al hangar también, Carlos El Pibe Valderrama. Él sería el hombre encargado de exhibir y mostrar oficialmente el trofeo de oro de 36 centímetros de alto y cuyo peso es de cuatro kilos y 970 gramos, gracias a que está hecha de oro macizo de 18 quilates

Alejandro y un premio inolvidableLa felicidad de Morales, que trabaja como Gerente Técnico, no pudo ser mayor cuando supo que la Copa estaría cerca de él y su hijo podía estar en primera fila para ver el trofeo

A su corta edad, Alejo no dimensiona lo que significa aquel trofeo por el que se mueve el planeta y se generan miles de millones de dólares en todas partes. Para él, el solo hecho de ver un avión pintado con logos y figuras alusivas al Mundial ya era un premio, como estar en un parque de diversiones

Montado en los hombros de su papá, Alejo decía “Quiero ver la Copa”, ¿”Ya bajaron la Copa?”, “¿Cómo es la Copa?”, mientras al arrume de reporteros se unía un cardumen de trabajadores del aeropuerto, que tampoco perdió la ocasión de hacerle la primera calle de honor oficial en Colombia al diseño de los dos atletas de oro que sostienen el mundo

Para festejar con moñona incluida, el pequeño Alejo conoció en persona a uno de los ídolos, tal vez más de su papá que de él mismo. Quizás hasta hoy, Alejo no sabía quién es el Pibe, pero se ganó el honor de tener una foto a su lado, justo antes de que descendieran el trofeo del avión

Alejo le pidió la cámara a su papá, que trató de ubicarse lo mejor que pudo, en medio del tumulto. Encima de sus hombros, Alejo quedó con la misión de tomarle la foto a la Copa tan pronto le quitaran el velo protector

Fue durante un par de minutos que los delegados de FIFA, vestidos con guantes y siguiendo un rígido protocolo, descubrieron oficialmente la Copa en Bogotá. El Pibe se hizo al lado izquierdo del trofeo que alguna vez persiguió y que quiso alzar, pero que hoy, apenas de reojo, a pocos centímetros de distancia pudo contemplar

Decenas de fotos se dispararon, con celulares, tabletas, cámaras profesionales, pero solo una importaba, la de Alejo, porque era el premio a su misión. Ver la Copa, la que en algunos años mostrará con orgullo, cuando pueda decir que él fue el primero en recibirla en Bogotá y con su cámara tener el registro del trofeo más codiciado del mundo, que solo diez capitanes han alzado en toda la historia

Fue un recibimiento fugaz, la Copa partió a cumplir con su itinerario. A Casa de Nariño y luego a El Campín donde estará dos días para que la gente pueda verla

Hoy Alejo conoció la Copa, hoy su papá es uno de los hombres más orgullosos del mundo, pudo darle un pequeño e inesperado regalo a su hijo, que se quedará en sus memorias para siempre.