Escuche ahora

6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Entretenimiento

Turquía prepara una ley contra el alcohol que despierta el recelo laico

El proyecto de ley fue adoptado hoy por una comisión parlamentaria tras arduos debates y una polémica generada por el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan.

El Parlamento de Turquía prepara una ley que al restringir la venta de alcohol, prohibir su publicidad y obligar a incluir una alerta de salud en las botellas, ha despertado tensiones con la oposición laica que ve en las restricciones parte de un plan del Gobierno para islamizar la sociedad turca

El proyecto de ley fue adoptado hoy por una comisión parlamentaria tras arduos debates, una polémica que estuvo avivada por unas recientes declaraciones del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan

El jefe de Gobierno aseguró haber descubierto que la bebida nacional histórica de Turquía es el "ayran", un popular yogur líquido, y no el raki (aguardiente de anís), normalmente considerado como la bebida tradicional en encuentros sociales y restaurantes

Como burla de las palabras de Erdogan, algunos diputados de la oposición distribuyeron anoche botes de "ayran" entre los asistentes de la comisión parlamentaria, al tiempo que reivindicaron el raki como seña de identidad de Turquía

Dado que el Partido Justicia y Desarrollo (AKP), la formación moderadamente islamista de Erdogan, posee la mayoría absoluta en el Parlamento, se prevé que la ley será adoptada en el momento de ser votada en el hemiciclo

La nueva norma restringe la venta de alcohol fuera de establecimientos certificados, como restaurantes y bares, prohíbe todo tipo de publicidad y veta que una marca de bebidas alcohólicas patrocine cualquier evento público

"Las autoridades sanitarias advierten de que el consumo de alcohol perjudica la salud". Una advertencia de este tipo debe figurar en el futuro en todas las botellas de bebidas alcohólicas que se vendan en Turquía, informó la agencia semipública Anadolu

Tampoco se permitirá que una bebida no alcohólica use el mismo logotipo o imagen identificadora que una que contenga alcohol y se acentuará la diferenciación entre establecimientos autorizados a vender alcohol y otros, como cafeterías o pastelerías, donde no se podrán despachar bebidas alcohólicas

Además, se multará con 700 liras (300 euros) y suspensión del carné de conducir durante seis meses a todo conductor que supere una cantidad máxima de 0,1 % de alcohol en sangre, uno de los límites más bajos del mundo

Y, si además se observase una conducción temeraria o de riesgo, el conductor podrá ser condenado a dos años de cárcel.