Escuche ahora

Una voz en el camino

Ley Martin


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

La Luciérnaga: humor y humor ante un apagón apagón (I)

El fútbol no debía ser la oferta de Caracol para los oyentes que quedarían a merced de la radio en tiempos de un apagón.

Ricardo Alarcón, que ahora, en el 2012, como hace veinte años, es el presidente de Caracol, recuerda de dónde provenía su inquietud de aquella mañana que había comenzado más temprano. Provenía de una pensadera de todo el fin de semana porque se venía encima un apagón y la cadena radial tenía que ofrecer una respuesta a un acontecimiento inédito que iba a poner patasarriba las costumbres nacionales

Así de simple, pero así de tremendo. En una reunión social el viernes anterior en casa del director de noticias, Darío Arizmendi, una señora le había susurrado una opinión/pedido/sugerencia/idea que a Alarcón le flotó y le flotó en las horas siguientes: que fútbol no debía ser la oferta de Caracol para los oyentes que quedarían a merced de la radio en tiempos de un apagón que les privaría de luz para leer, de televisión para ver, de estufas para cocinar.Así que lo que siguió fue un comité de urgencia para buscar respuestas a las preguntas ¿qué hacemos?, ¿quiénes?, ¿cómo lo hacemos?, todas esas preguntas sueltas y dejadas en el aire en una reunión convocada por Alarcón a la que llegaron Hernán Peláez, Darío Arizmendi, Enrique París, Marco Aurelio Álvarez, todos periodistas, productores o programadores, más Gustavo Pombo, asesor de Alarcón, y Jorge Roa, Mónica Cerniauskas y Eduardo Alexiades, director aquel y ejecutivos estos de la división publicitaria que Caracol mantenía dentro de su estructura interna

Todas esas preguntas —todas— sin respuestas, pero todas ellas bajo la certeza de que de ahí se saldría con una decisión que los oyentes empezarían a oír a las cinco de la tarde de ese mismo día. La hipótesis, señores, es simple, dirían, dijeron, digo, como lo recuerda Ricardo Alarcón: crecerá el potencial de oyentes, deberá crecer la oferta temática para acompañar a la gente que ya no solo serán los fieles adictos a la Polémica en los deportes, que es lo que Caracol ha venido dando en los comienzos de las noches desde hace años

Variedad. Música-historia- geografía-poesía-noticias-deporte. Y humor y humor, propusieron, propusieron. Y así se fueron construyendo ideas de simples palabras sueltas, bocetos suficientes para que los buenos entendedores las comenzaran escenificar tras esa reunión en que parieron, quizás sin saberlo, uno de los éxitos radiales que más iluminaría la radio a partir de dentro de pocas horas

*Tomado del libro “La Luciérnaga 20 años de humor y realidad”. Editorial Aguilar