¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Bacrim ‘dueñas’ del contrabando en la frontera con Venezuela

Los 410 kilómetros de frontera entre Colombia y Venezuela son el epicentro de una serie de actividades particulares en el transporte de mercancías de contrabando.

Los 410 kilómetros de frontera entre Colombia y Venezuela son el epicentro de una serie de actividades particulares en el transporte de mercancías de contrabando

Sobre este margen existen seis pasos fronterizos, que son desproporcionados, frente a 200 pasos que permiten el accionar informal, fuera de la normatividad existente

Por esto, las bandas criminales ejercen un pleno dominio, con ‘vacunas’, amenazas e intimidaciones para los miles de colombianos que derivan su sustento de la comercialización de artículos comprados en el vecino país, sin cumplir pago de aranceles (impuestos de importación), que por el bajo costo de la moneda venezolana se hacen muy atractivos en el eje limítrofe

Estas organizaciones han visto a estas personas como generadores de ingresos a la organización delictiva, a través de cobros que van desde mil pesos, cincuenta mil pesos e incluso 500.000 pesos, dependiendo de la cantidad de los productos que pasen

Carmen, una de las tantas mujeres que se gana la vida en esta actividad, asegura que para moverse entre los dos países tienen que entregar mucho dinero. "A estos señores hay que cancelarles diariamente, de acuerdo al producto que uno pase, gasolina, harina pan, leche, eso depende, pero para nadie es desconocido que esto es el pan de cada día"

Por las “trochas”, caminos abiertos por los propios contrabandistas para evadir las autoridades de los dos países, los delincuentes aseguran el paso de hidrocarburos, víveres, insumos agrícolas, electrodomésticos, polietileno, chatarra y ganado bovino y porcino

Leonor, una comerciante de carne, revela, tímidamente, que tiene que asegurar el paso del producto sea como sea. "Nosotros traemos cavas gigantes con carne, pero para pasarlas hay que pagarle al guardia, a los ‘paracos’ y hay que asegurar que acá la Policía no le quite a uno el producto, después de haber pasado la frontera”. Desde la ONG Progresar se tiene una radiografía de cómo el contrabando también ha aumentado la violencia en el oriente del país. Wilfredo Cañizares de Progresar advierte que este problema hoy es una detonante social frente a los múltiples problemas que se tienen en Cúcuta y su área metropolitana

"Esto es un negocio más rentable que el narcotráfico; los grandes contrabandistas tienen asegurado un espacio en el que no solo ganan por los productos que comercializan, sino por el dominio que ejercen sobre algunas zonas. El ingrediente de la violencia se unió a este "negocio" porque los dividendos son incalculables, con la complicidad de algunos funcionarios públicos que también se lucran", expresó. A esto se suma la cantidad de sustancias alucinógenas que salen de territorio colombiano hacia Venezuela, lo que convierte al oriente del país como el trampolín de exportación del narcotráfico

Las autoridades en Norte de Santander consideran que el contrabando no permite el ingreso de más de mil millones de pesos, de manera mensual a las arcas de este ente territorial, que ve cada día apretadas sus finanzas por concepto de pago de impuestos, porque este flagelo, pese a ser visto diariamente, se queda corto en acciones que permitan frenarlo

El secretario de Hacienda Departamental, Leonel Rodríguez, propone la creación de un grupo especial judicial que pueda entrar a combatirlo

"Hemos hecho esfuerzo, hemos intentado combatirlo, pero este es un fenómeno de unas dimensiones transnacionales, acá en varias oportunidades los hemos cogido, pero escapan, nos quedamos cortos, necesitamos más apoyo de la Policía Nacional, de la Dian y de todos los que tienen que estar comprometidos con esta tarea", indicó

En la frontera, ya ningún producto se escapa de ingresar de manera ilegal, los medicamentos y otros de la industria también hacen parte del mercado que se genera para evadir controles tributarios

La Andi, desde la industria farmacéutica, ha alertado el riesgo que presenta para la salubridad pública la comercialización, sin ningún registro sanitario ni vigilancia en una frontera, de estos productos. Nicolás Uribe de esa entidad gremial asegura que "las personas que ven esto como un negocio rentable no visualizan que más allá de sus interés particulares está en riesgo la salud, la vida de las personas que se lucran de este negocio, que tiene múltiples formas de comercializar, y en el cual nosotros venimos alertando bajo diferentes estrategias para neutralizar esta situación que afecta al gremio de la industria farmacéutica”

Los factores que inciden en esta práctica están motivados por falta de oportunidades laborales formales, por la ausencia de oferta en mano de obra calificada y demanda por la carencia de industrias y empresas en la ciudad

Los ‘pimpineros’, vendedores informales de gasolina, son los más visibles en todo este círculo, ellos aseguran que en el día a día está garantizado el ingreso a sus familias

Para Carlos, por ejemplo, son varios los puntos de recolección del hidrocarburo "nosotros vamos a veces hasta San Cristóbal, Peracal, Ureña ó San Antonio, con chips prestados de taxistas de la misma guardia y de otros que también participan y logramos "coronar". Luego pasamos el producto de "agache", aquí todo el mundo sabe que uno se mueve en esto. Yo vendo, por ejemplo, tres pimpinas y me gano más de $ 60.000, trabajo 20 días a la semana y me hago millón doscientos, con eso aguanta para mis gastos y los de mi familia”. Pero de la mano del contrabando están las actividades informales que realizan los ‘pimpineros’, maleteros, cambistas informales y vendedores informales

La violencia en Norte de Santander ha provocado el incremento de la informalidad, el desplazamiento forzado, y este ingrediente en Cúcuta y el área metropolitana es lo que genera en el contrabando la única fuente de oportunidad de empleo para miles de familias que atraviesan la zona limítrofe diariamente encontrando su "rebusque"

Las autoridades policiales reconocen que la desmovilización del Bloque Catatumbo de las Autodefensas derivó una serie de acciones para algunos desmovilizados, que han seguido en su accionar delictivo y que hoy, bajo nuevas organizaciones delincuenciales, como las bandas criminales, han querido continuar sembrando el miedo y provocando extorsiones, secuestros, chantajes e incluso muertes, para poder mantenerse ejerciendo su dominio territorial, bajo esta modalidad.

Cargando